Cerca de 74 personas murieron y 100 resultaron heridas tras el paso de un terremoto de magnitud 6,8 por Myanmar, Tailandia.

Al día siguiente, una réplica de una magnitud estimada de 5,5, sacudió a Tailandia, sin embargo, solo causó daños limitados.

A las personas que se encontraban cerca del epicentro del terremoto se les recomendó que abandonaran sus hogares.

Más allá de las cifras publicadas por los medios estatales, se calcula que el número de muertos amentará dado que cerca de 225 viviendas y 9 edificios resultaron destruidos.

El sismo provocó pánico en otros países de Asia, pero no produjo graves daños.

El terremoto inicial sacudió a la zona conocida como "Triángulo de Oro" región donde se encuentran Myanmar, Tailandia y Laos.

"Algunas personas están obsesionadas por lo que vieron en la televisión sobre el reciente terremoto en Japón", declaró un habitante de la zona.

Agregar comentario