Bachelet
flickr.com

Apenas un mes antes de su elección como Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama llegó a alcanzar unas cifras de aprobación históricas, llegando a superar el 60 por ciento de simpatía por parte de los ciudadanos norteamericanos. Sin embargo, después de un año de trabajo, la aprobación ha bajado hasta límites muy bajos, que apenas superan en unas pocas décimas el 45 por ciento.

El caso de Obama no está lejos del de otros muchos presidentes del mundo; desde los británicos hasta los chilenos, no son pocos los países que han aupado a sus jefes de gobierno a lo más alto para, apenas unos pocos meses después, mandarlos de nuevo a los límites de impopularidad.

Entre los presidentes de gobierno con mayor respaldo popular en la actualidad se encuentra Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, que recientemente llegó a superar el 84 por ciento de aprobación, llegando a superar incluso los datos de apoyo de cuando asumió por primera vez la jefatura de Estado del país, ya que por entonces apenas logró rozar el 83 por ciento de popularidad. Sin embargo no tardó la crisis económica en pasarle factura, descendiendo la aprobación general hasta el 76 por ciento. Pese a esa bajada, sigue manteniéndose como uno de los presidentes a nivel mundial con mayor aprobación. En esta popularidad seguramente tienen mucho que ver los últimos datos de crecimiento de Brasil, que han confirmado la potencia del gigante sudamericano, llegando a situarlo entre uno de los candidatos a ser países más poderosos en el futuro, junto a China.

Pero sin lugar a dudas, Michelle Bachelet se mantiene siendo la política con mayor apoyo popular a nivel mundial. Este último mes de octubre de 2009 llegó a superar una vez más todos los récords, alcanzando el 80 por ciento de popularidad, superando su anterior batida, que había llegado al 74 por ciento. Desde que la presidenta chilena hizo frente al problema educacional y realizó reformas capaces de calmar al sector estudiantil, su popularidad ha ido en ascenso.

Detrás de Bachelet y de Lula se encuentra el presidente colombiano Álvaro Uribe, quien ha ido ascendiendo en popularidad sigilosamente, llegando a instalarse a finales de octubre en el 70 por ciento de apoyo popular. Este apoyo se incrementó notablemente tras los conflictos diplomáticos que ha protagonizado junto a Hugo Chávez, debido a la instalación de bases militares en territorio fronterizo con Venezuela y a las reyertas que diversos narcotraficantes han mantenido en las últimas semanas por esos lugares.

Precisamente Hugo Chávez, presidente venezolano, se encuentra en el otro extremo de la popularidad durante los últimos meses. A partir del verano de 2009 descendió la aprobación de sus ciudadanos desde cifras que superaban en algunas décimas el 60 por ciento a bajar hasta el 52 por ciento. Para los medios de comunicación venezolanos esto puede deberse a que la población se ha acostumbrado a los procesos de cambio repentinos que el presidente inició desde que tomó el poder en la primera legislatura. Como en los últimos meses desde la aprobación del último refrendo no ha emprendido nuevas medidas que hayan trascendido a los medios de comunicación de importancia, empieza a surgir la impaciencia entre los ciudadanos.

Al otro lado del Atlántico las cosas no pintan muy bien para el presidente francés, Nicolás Sarzkozy, que ha pasado en apenas dos años de ser uno de los presidentes con más apoyos en Europa – cerca del 70 por ciento de aprobación -, a rozar las cifras más impopulares en Francia, con apenas el 39 por ciento de simpatías populares.

Puntaje: