Atentados con armas en Estados Unidos

Los atentados con armas de fuego son una constante en los Estados Unidos. Uno tras otro y cada vez más grave que el anterior. La gran cantidad de armas que existen en este país es un grave problema y genera múltiples debates. Mientras las armas son las responsables de la mayor cantidad de muertes en los 50 estados que conforman la unión norteamericana, el gobierno endurece las medidas contra el terrorismo y suaviza los permisos para comprar armas a los enfermos mentales.

La semana pasada en el marco del día de Halloween, tuvo lugar en Manhattan, Nueva York, un atentado terrorista, perpetuado por un hombre considerado como un lobo solitario, pero que actuó según él en nombre del Estado Islámico y dejó como saldo 8 muertos y varios heridos. El atacante atropelló con su furgoneta a varias personas que circulaban por una senda para bicicletas. Al bajarse de la misma, exhibió varias armas de fuego que posteriormente, al ser reducido por la policía, se supo eran falsas. Este trágico hecho se suma a los muchos que vienen produciéndose en Estados Unidos con armas de fuego.

Ayer domingo 6 de noviembre de 2017, se produjo una balacera en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs en Texas. Un hombre armado ingresó mientras se celebraba un oficio religioso y abrió fuego con un rifle semiautomático contra los asistentes. El resultado fue, por lo menos en principio, 26 personas fallecidas y unas cuantas heridas. El atacante, un ex militar de 26 años se escapó siendo perseguido por un vecino quien le disparó. Poco después fue encontrado muerto dentro de su automóvil (donde fueron incautadas varias armas más), aunque no está claro aún si se suicidó o la muerte sucedió por uno de los tiros que le dispararon.

Este tipo de hechos trágicos en los que se involucran las armas de fuego, abren los debates acerca de la posesión de armas en un país donde éstas constituyen un verdadero problema. Se estima que existen más armas que personas y muchos intereses creados entorno a un negocio que mueve, aproximadamente, unos 10 mil millones de dólares al año.

Algunos de los últimos atentados con armas de fuego en EEUU

1. Masacre de Las Vegas octubre de 2017

El pasado 1 de octubre de 2017, se produjo una masacre a tiros en Las Vegas, Nevada que se consideró la más sangrienta de los últimos tiempos en Estados Unidos. Desde una habitación del hotel Mandalay Bay, un hombre de 69 años desató un feroz tiroteo contra 22.000 personas que disfrutaban del recital de música country “Route 91. Harvest”. Luego de un sinfín de disparos que duraron interminables minutos, el atacante, llamado Stephen Paddock, se suicidó dejando como saldo 59 muertos y más de 500 heridos. En la habitación donde se hospedaba fueron halladas 17 armas de fuego, entre las que había algunos rifles con miras telescópicas.

2. Tiroteo en club gay en Orlando

Hasta este suceso en Las Vegas, el tiroteo contra el club gay en Orlando, Florida, el 12 de junio de 2016, con 50 muertos y 53 heridos, había sido el más letal en la historia del país. Fue un violento ataque contra la comunidad gay, perpetuado por Omar Mir Seddique Mateen, quien fue muerto abatido por la policía.

3. Masacre de Aurora, Colorado en 2012

La masacre de Aurora ocurrió en un cine en el condado de Aurora en el estado de Colorado, el 20 de julio de 2012 en el trascurso del estreno del filme El caballero de noche asciende de la saga de Batman. El ataque a tiros perpetuado por James Eagan Holmesa de 24 años, dejó 12 fallecidos y 59 heridos. El joven con el cabello teñido de color naranja, ingresó al cine por una puerta de emergencia minutos después de comenzada la película, usando un chaleco antibalas, máscara antigás y comenzó a disparar contra la multitud. El atacante se identificó ante la policía como el “Joker”, enemigo número uno de Batman.

El porqué de los atentados con armas de fuego

Según datos de la Campaña Brady se estima que anualmente mueren en Estados Unidos 33.880 personas como consecuencia de armas de fuego. Hasta principios de octubre de 2017 y de acuerdo con los registros de la organización Archive Gun Violence, entidad encargada de realizar un rastreo exhaustivo de los tiroteos ocurridos en el país, 11.652 personas murieron a causa de disparos.

Adam Lankford, profesor asociado de Justicia Penal de la Universidad de Alabama, quien realizó un análisis sobre los tiroteos masivos en los Estados Unidos, manifestó:

Estados Unidos cuenta con el 5% de la población del mundo y sin embargo, el 31% de los tiroteos masivos ocurren en este país.

El acceso a las armas de fuego es un predictor significativo de estos incidentes.

Lankford subrayó la importancia del fenómeno de imitación y del rápido acceso a la fama que puede otorgar a los atacantes este tipo de hechos.

Según un análisis realizado por la Escuela de Salud Pública de Harvard y la Universidad del Noreste, ambas en Estados Unidos, los atentados masivos con armas de fuego se triplicaron entre 2011 y 2014. El análisis encontró lo siguiente:

Parece que los estadounidenses cada vez más están buscando fama y no existe duda de que existe una asociación entre la cobertura de los medios que estos delincuentes logran y la posibilidad de que van a actuar.

Los atentados con armas de fuego y la salud mental

Según investigadores, los atentados con armas de fuego suelen ser protagonizados por personas con problemas de salud mental, que se sienten excluidos de la sociedad, tienen acceso fácil a las mismas y a través de ellas descargan su ira contra el mundo.

El investigador del Centro para la Juventud y la Justicia Criminal de San Francisco, California, Mike Males, dijo al respecto:

…un individuo se siente alienado, irrespetado, rechazado, y explota masacrando gente inocente. En Estados Unidos se registran más de la mitad de este tipo de masacres que ocurren en el mundo.

El gobierno de Barack Obama en el marco de un plan para incrementar los controles en el acceso a las armas de fuego -luego de la matanza ocurrida en la Escuela Primaria de Sandy Hook en Newtown, Connecticut en el año 2012, donde fallecieron 20 niños y 6 profesores-, limitó los permisos para portar armas para los enfermos mentales.

Por su parte el gobierno de Donald Trump resolvió a comienzo de 2017 anular esta medida impulsada por el de su predecesor, en tanto sigue tomando otras muy duras en la prevención del terrorismo. Sin embargo, según información del Departamento de Justicia y el Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU, entre 2001 y 2011 los incidentes con armas de fuego dejaron 40 veces más muertos que los ataques terroristas. Y entre 2001 y 2014 las víctimas del terrorismo fueron 3.412 (incluyendo las víctimas del 11 de septiembre) mientras que las de armas fuego constituyeron 440.095.

Michael Shifter presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano con sede en Washington, DC, puntualizó sobre la presión ejercida por los grupos defensores de las armas:

…las matanzas provocan fuertes cambios en la opinión pública, pero las peticiones de cambio en momentos puntuales importan menos que la capacidad de presión de la poderosa Asociación Nacional del Rifle.

Puntaje: