Chávez vuelve a polemizar con sus nuevas declaraciones
Flickr.com

El Presidente de Venezuela ha vuelto a reabrir la polémica con sus últimas declaraciones, cuando afirmó recientemente que los objetivos del gobierno de Estados Unidos siguen siendo desestabilizar Venezuela y a sus aliados del ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América), la alternativa al ALCA impulsado por Estados Unidos para favorecer el libre mercado en toda América.

Hillary declaró ante los medios que la parecía una idea errónea la decisión tomada por los países miembros del ALBA de acercar posturas y llegar a acuerdos económicos y diplomáticos con Irán, para Chávez estas declaraciones de Clinton son la voz de su amo, y con ellas la Secretaria de Estado norteamericana trata de advertir sobre todo a Bolivia y Venezuela de las consecuencias que puede tener no seguir las órdenes de los EEUU en política exterior.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se sumó a las declaraciones emitidas por Chávez, y aseveró que las afirmaciones de Clinton cuando exigió a los países socialistas latinoamericanos que reconozcan la simpatía de Irán por el terrorismo internacional y su apoyo económico son una absoluta difamación con el objetivo de hacer a la población susceptible de ser manipulada. Para Evo, los Estados Unidos son un país terrorista por instalar bases militares de forma unilateral en zonas fronterizas con Venezuela para instigar la guerra.

Los países integrantes del ALBA (Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Honduras y tres islas caribeñas) han dado a luz ante los medios de comunicación una declaración unitaria en la que rechazan enérgicamente lo que consideran "amenazas de la Secretaría de Estado". El texto proclama que todos los países de América Latina tienen derecho a llevar a cabo su propio gobierno en función de la voluntad popular, y que Estados Unidos transgrede continuamente ese derecho cuando quiere imponer su Ley en todas partes.

Hugo Chávez, en sus últimas declaraciones, también acusó a Holanda de participar en la operación orquestada por los Estados Unidos al impulsar nuevas bases militares en las Antillas, cerca de la frontera con Venezuela, para según él amenazar de forma similar a Estados Unidos con intervenir militarmente si no se pliega a los intereses de potencias extranjeras. El presidente socialista exigió que la Unión Europea tome cartas en el asunto y hable con Holanda para que de explicaciones sobre el porqué de esa reactivación de tropas cerca de Venezuela.

El mandatario bolivariano también se refirió como "triste suceso" a la cesión que recientemente Panamá ha realizado a los Estados Unidos, permitiéndoles la apertura de nuevas bases militares también que servirán para controlar una zona de aproximadamente dos mil kilómetros a la redonda. Chávez cree que Estados Unidos está aprovechando las simpatías que despierta la nueva, Administración Obama por el carisma del que él llama "Premio Nobel de la Guerra" con el objetivo de sembrar gobiernos derechistas que frenen el avance del socialismo por los pueblos de Latinoamérica.

Con estas últimas declaraciones Chávez confirma las sospechas que miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela habían expresado en rumores de que tanto la Unión Europea como los Estados Unidos están cada vez más descontentos por las reformas socialistas que se están impulsando en los países miembros del ALBA. Según los miembros del PSUV, las potencias ex colonialistas ven peligrar los intereses de sus empresas multinacionales, con lo que tratarán de todas las formas posibles de desestabilizar a esos países, y si no ven solución a su problema, es posible que tomen la opción de invadir Venezuela.

Puntaje: