Hoy el vicepresidente de Egipto, Omar Suleiman, declaró que el país ya tiene programada la transferencia pacífica del poder, ante lo que el pueblo continuó manifestándose para derrocar al presidente Hosni Mubarak.

Los manifestantes acampados en la plaza Tahrir, de El Cairo, acusaron al gobierno de intentar ganar tiempo y dijeron que no abandonarán la lucha hasta que "la mitad de la revolución" esté completa.

El domingo fue día de negociaciones entre la oposición y el gobierno egipcio. "El presidente dio la bienvenida a un consenso nacional, lo que confirma que estamos poniendo los pies en el camino correcto para salir de la crisis actual", dijo Suleiman en la televisión estatal.

Más allá de la pseudo-tranquilidad y control de la situación por parte del gobierno, los manifestantes se siguen sumando a las marchas en las calles de Egipto, seguramente porque no creen las palabras del gobierno.

Yussef Hussein, un guía de turismo de Asuán, pudo comprobar el escepticismo del pueblo por medio de un mensaje escrito en un cartel que versaba: "El diálogo prolonga la vida del régimen y le da el beso de la vida. Nada de diálogo hasta que Mubarak se vaya...".

Respecto de las manifestaciones, Suleiman declaró: "El presidente hizo hincapié en que los jóvenes de Egipto merecen el agradecimiento de la nación y emitió una directiva para prevenir que sean perseguidos, acosados o que les quiten tengan su derecho a la libertad de expresión".

El ejecutivo de Google Inc, Wael Ghonim, quien había sido apresado, finalmente fue liberado luego de dos semanas y declaró: "Yo no soy un símbolo ni un héroe, pero lo que me pasó es un crimen. Tenemos que derribar este sistema basado en no ser capaces de hablar".

Por su parte, Google puso en marcha un servicio para ayudar a los egipcios a usar Twitter, a pesar de las restricciones del gobierno, por medio de la marcación de un número de teléfono donde se puede grabar un mensaje de voz, el cual luego es subido a Twitter.

Agregar comentario