Desempleo
Desempleo

El desempleo en Estados Unidos se mantiene en un 9,1% según cifras oficiales y, por tercer mes consecutivo, la situación no mejora como debería y quieren los ciudadanos. Si bien es cierto la creación de nuevos empleos ha mejorado notablemente (se generaron 103 mil nuevos empleos), hay 45 mil huelguistas que volvieron a sus labores y eso influyó en las estadísticas positivas que se sacaron según Washington.

Los analistas preveían una situación mucho más compleja, por lo que dentro de todo lo malo las cosas se han compuesto un poco en lo laboral (se pensaba sólo habría 60 mil nuevos empleos).

Las cosas mejoran, pero el cambio es imperceptible

Mientras el Departamento del Trabajo en Estados Unidos habla sobre un aumento de puestos de empleo por decimoprimer mes consecutivo, muchos dicen que los datos no son tan positivos si se considera que el término de los huelguistas de Verizon disfrazó las cifras si se considera que suman 45.000 empleados que vuelven a sus faenas.

Sólo en Agosto el Departamento del Trabajo encontró había 57 mil nuevos empleos, y ello es muy bueno si se toma en cuenta en una primera instancia se había dicho el saldo era nulo (no habían cambios).

El problema está en que, aunque las cosas mejoran en lo estadístico, el sentir nacional es muy malo y la calificación que tiene esta situación por personeros importantes del país es muy mala. Ben Bernanke – Presidente de la Reserva Federal – dijo hace poco que el desempleo ya adquirió hace mucho tiempo el carácter de “crisis nacional” y que el Congreso debería proponer solucionarlo como prioridad.

El peor escenario que se enfrenta no sólo es el desempleo per sé, sino también el hecho de que aquellas personas que no tienen empleo por más de un año comienzan a quedar “obsoletos” en muchas cosas y con ello se ha formado una fuerza laboral “marginada” que cada día tiene menos chances de emplearse, afirmó Mark Zandi, economista jefe de Moody´s Analytics.

Puntaje: