El litio es considerado por muchos como el petróleo del futuro, por lo que las reservas existentes en Chile son invaluables y de uso estratégico.

Litio salar de Atacama
Litio salar de Atacama

Chile se encuentra frente a una encrucijada, una que podría cambiar la realidad de su economía si se toman las precauciones necesarias para evitar que ocurra lo que en algún momento sucedió con el cobre, y es que disponiendo de grandes cantidades de litio en terreno nacional, el gobierno y el país pueden cambiar el futuro de la angosta franja de tierra que se encuentra al sur del mundo.

Desde el año 1970 se considera al litio como un material de tipo estratégico, y por ende de acuerdo a una ley promulgada por Augusto Pinochet su explotación mediante concesión resulta imposible para compañías multinacionales, hasta ahora. Gracias a un contrato de tipo especial, se ha conseguido evadir la imposibilidad legal de explotar el litio al considerarse estratégico, pudiendo entonces iniciarse una licitación pública para que el recurso natural pueda ser extraído y comercializado como se hace con el cobre y otros materiales.

La génesis de la ley que impide la explotación de litio dice que resulta estratégico por la vinculación que tenía al desarrollo de armas nucleares, razón que más tarde se comprobó no existía aunque la ley continúa vigente hasta la fecha.

En la actualidad existen contratos especiales otorgados a la Sociedad Chilena de Litio (SCL) y Sociedad Química y Menera de Chile (Soquimich, SQM), los que por ahora son únicos en explotar 10,000 toneladas métricas del producto en cuestión, lo que representa el 50% de la producción mundial de litio en la actualidad.

Ahora bien, en Chile se piensa que el futuro del país puede cambiar si se explota de forma adecuada este recurso al existir estudios comprobables que dicen, el angosto país al sur del mundo, posee entre el 25% y el 70% de las reservas mundiales de litio existentes, situación que dejaría en desigualdad de condiciones a otros países que tienen que comercializar este producto de forma obligada por los avances tecnológicos que aprovechar sus ventajas.

Parte de las ventajas de la explotación de este recurso es que resulta sumamente fácil extraerlo, no así ocurre con el cobre que es la principal entrada de dinero para Chile en la actualidad. Los yacimientos se encuentran principalmente en el Salar de Atacama, lo que permite extraerlo en Chile con un costo tan bajo que es imposible competir a nivel planetario en producción ya que se encuentra el litio como si fuera salmuera (concentrado).

Las ventajas de contar con litio en tanta abundancia y con una facilidad de extracción como ningún otro país en el mundo tiene, son que todos los dispositivos electrónicos existentes utilizan baterías basadas en este mineral, entiéndase por éstos a teléfonos móviles, tabletas, ordenadores portátiles, autos eléctricos y todo tipo de aparatos electrónicos que utilicen la batería para gozar de autonomía.

Para nadie es un misterio que la producción de los equipos electrónicos antes mencionados aumentan abismalmente cada año, sin embargo, el negocio para Chile no está en que sea capaz de abastecer este crecimiento sino en el planteamiento estratégico que pueda trazar en la forma de comercializar el producto, ya que cuando se comenzó a explotar el cobre las compañías multinacionales que lo extraían, antes de su nacionalización, no dejaban nada en Chile, pudiendo incluso llevarse todos los materiales que se encontraban en las rocas extraídas (donde incluso había oro).

Las posibilidades de litio son ilimitadas, llegando a ser considerado como el petróleo en el futuro ante las escasas reservas del oro negro existentes y su fluctuante precio, por lo que Chile se encuentra en una situación sumamente ventajosa a nivel económico y podría ser considerado como un punto de inflexión para la política interior y exterior del gobierno presente y futuro frente a iniciativas extranjeras de acceder a él de una u otra forma.

Agregar comentario