Agua altamente radiactiva se filtró desde un reactor en la planta nuclear de Fukushima, de acuerdo con las declaraciones de un operador. Greenpeace dijo que había detectado altos niveles de radiación fuera de la zona de exclusión y la compañía Tokyo Electric Power Co (TEPCO) hizo un llamamiento a las empresas francesas en busca de ayuda.

Los trabajadores de la planta nuclear siguen luchando por controlar los seis reactores del complejo, incluso el día domingo los niveles de radiación en el interior del reactor N° 2 se dispararon a una cifra 100.000 veces superior a lo normal.

Luego de lo ocurrido, Yukio Edano, secretario del gabinete, dijo que la radiación había sido contenida en el edificio del reactor.

TEPCO declaró más tarde que la radiación fue encontrada en el agua de los túneles utilizados para las tuberías fuera del reactor.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos dijo que una dosis única de 1.000 milisieverts (el nivel de radiación que se encuentra en el agua de los túneles) es suficiente para causar una hemorragia.

TEPCO aclaró que el agua de los túneles subterráneos no desemboca en el mar, pero la posibilidad de que el agua radioctiva se filtre en la tierra no está descartada.

Greenpeace dijo que sus expertos habían confirmado los niveles altos de radiación en un pueblo a 40 km al noroeste de la planta, por lo que se solicitó la ampliación de la zona de evacuación.

Sin embargo, más allá de la zona de evacuación han aparecido rastros de radiación en el agua del grifo en Tokio y en lugares lejanos como Islandia.

Luego de que el gobierno de Japón siguiera intentado tranquilizar a su gente, Greenpeace insistió en que se debe reconocer el peligro: "Las autoridades deben dejar de elegir la política por encima de la ciencia".

Agregar comentario