Un extraño hecho adornó los festejos de Año Nuevo: aproximadamente a las 10 pm del día viernes 31 de diciembre, en la ciudad de Beebe, Arkansas, Estados Unidos, comenzaron a caer miles de pájaros desde el cielo.

Curiosamente, el primer día del año 2011 amaneció con una gran cantidad de aves muertas sobre las veredas y tejados, se calcula que fueron entre 4000 y 5000.

No cabe duda de que el hecho conmocionó y asustó a los habitantes del lugar quienes, durante la lluvia de animales, ingresaron en sus casas para protegerse sin entender las causas del hecho.

Según las autoridades de Arkansas, aún no se conoce con exactitud el motivo de la lluvia de pájaros, pero cerca de 65 muestras fueron enviadas a un laboratorio y los resultados estarán listos esta semana.

A la espera de las causas concretas de lo sucedido, se especula que la caída de las aves pudo deberse a la gran cantidad de fuegos artificiales lanzados durante el día viernes con motivo de la llegada de Año Nuevo. Tal vez el fuerte sonido y las luces pudieron crear una situación de estrés para las aves y provocarles la muerte. Otra teoría es que su deceso pudo deberse a un rayo o a una tormenta de granizo de gran altitud.

Hace algunos días, un hecho semejante ocurrió también en Arkansas: cerca de 85.000 peces murieron en la zona occidental y aún se está determinando la causa. Sin embargo, los especialistas aseguran que es poco probable que haya una relación entre la muerte de los peces y la muerte de las aves.

Sin duda que todos quedan a la espera de una explicación mínimamente razonable, si es que la hay.

Puntaje: