Esta semana el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y los demócratas hicieron saber a los cerca de 12 millones de inmigrantes indocumentados que habitan Estados Unidos, que los apoyan y lucharán por la aprobación del Dream Act.

Al parecer, la estrategia de trabajo acordada entre el presidente y los congresistas latinos pertenecientes al Caucis Hispano Congresional, comenzará su curso luego del festejo del Día de Acción de Gracias.

La reforma migratoria se viene discutiendo en Estados Unidos desde el año 2001 aunque sin éxito, su iniciativa parcial esta vez necesita para ser aprobada un mínimo de 60 votos en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes.

El presidente cuenta con el hecho de estar pisando un terreno más fértil luego de que hayan trascurrido las elecciones del 2 de noviembre. Así, espera que los republicanos puedan apoyar a los demócratas en este sentido y que finalmente la ley pueda ver la luz en un realativamente breve período de tiempo. La aprobación del Dream Act, sin duda que sería un interesante comienzo para la reforma migratoria amplia.

Al respecto de los hechos comentados anteriormente, Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, declaró: "La aprobación del Dream Act no es sólo una prioridad para los votantes latinos, sino que goza de amplia popularidad entre todos los estadounidenses".

La última noticia que se conoció acerca del Dream Act ocurrió el 21 de septiembre, día en que no pasó la votación del Senado.

Son muchos quienes siguen apoyando el Dream Act, habrá que observar como se desarrolla el asunto en el Congreso y como se encuentran las relaciones entre republicanos y demócratas, luego de las elecciones.

Agregar comentario