Ayer martes, el presidente Barack Obama afirmó que Estados Unidos debería extender los recortes de impuestos para la clase media, no así para la clase alta, lo cual permitiría mantener en pie la recuperación económica del país.

Obama dijo que todavía hay un largo camino por recorrer para la recuperación económica del país, aunque no es una opción para el gobierno quitarle dinero a las personas e impedir que sigan realizando sus gastos de manera normal.

Al respecto, Obama declaró: "El próximo año, los impuestos se fijarán más altos para las familias de clase media a menos que el Congreso actúe. Si no actuamos a finales de año, una familia típica de clase media despertará el 1 de enero con un aumento de impuestos de 3000 dólares por año". La idea sería sólo aumentar los impuestos de las familias que ganan más de 250.000 dólares al año.

Por su parte, los republicanos, quienes salieron triufantes de las elecciones del 2 de noviembre, desean volver permanentes los recortes de impuestos para los norteamericanos.

La próxima semana, el presidente Obama se estará reuniendo con los líderes republicanos para resolver que hacer con los recortes de impuestos y discutir también otras medidas.
Parece que el tema de los recortes de impuestos es el único que permitió un acuerdo previo entre republicanos y democrátas.

A fin de brindar una mensaje que tranquilice al pueblo estadounidense o tal vez pensando en su posible reelección en el año 2012, Obama le dijo a la gente que Estados Unidos está en movimiento, que las empresas están creciendo y que "todo se está moviendo en la dirección correcta". Que así sea.

Agregar comentario