El presidente Barack Obama propuso el lunes un plan a largo plazo (seis años aproximadamente) de 50 billones de dólares para reconstruir rutas envejecidas, vías férreas y pistas de aeropuertos.

Obama aseguró que el gobierno va a reconstruir cerca de 150.000 millas de carreteras y 4.000 millas de vías de ferrocarriles, para comunicar al país de un extremo al otro.
Con las elecciones de noviembre próximo en mente, el presidente norteamericano presentó el plan en una reunión de trabajo y destacó que su objetivo es generar puestos de trabajo con el objetivo de reducir reducir la tasa de 9,6 por ciento de desempleo.

Este anuncio es parte de un discurso que Barack Obama promulgará el miércoles y que también comprende medidas como: otorgar beneficios fiscales para las empresas que desarrollen nuevas tecnologías, entre otras. La propuesta de crédito fiscal, que era ampliamente esperada por los inversores, costaría $ 100 millones en 10 años.

Por su parte, los economistas se muestran escépticos ante los anuncios de Obama, dado que señalan que las inversiones en infraestructura no suelen estimular la economía rápidamente.

Los líderes republicanos Mitch McConnell y John Boehner, también se mostraron en desacuerdo con las palabras del presidente estadounidense, aduciendo que se trata de “estímulos de último minuto”.

Otros de los temas que Obama podría tratar esta semana son: un impuesto a la nómina de vacaciones, extender los recortes de impuestos para la clase media y el aumento de la inversión para la energía limpia.

Puntaje: