Hoy lunes, las fuerzas militares de Egipto emitieron un ultimatum dirigido a los manifestantes reunidos en la Plaza Tahrir, con el objetivo de que todos se retiren y vuelvan a su vida cotidiana.

Algunos manifestantes insisten en permanecer allí y llevar adelante su lucha en favor de un gobierno civil y un sistema libre y democrático. De hecho, están planeando la llamada "marcha de la victoria", que tendría lugar el día viernes y se realizaría para celebrar la revolución.

El cambio ya está instalado en las calles, luego de la renuncia de Mubarak los trabajadores siguen presionando por mejores condiciones laborales.
Las protestas, sentadas y huelgas se han producido en las instituciones estatales de todo Egipto, incluyendo la Bolsa, las empresas textiles y de acero, las organizaciones de medios de comunicación, los servicios postales, ferrocarriles, el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Salud.

El ejército, sin embargo, quiere que Egipto siga trabajando para reiniciar una economía que fue dañada, atraer turistas e inversiones extranjeras.

Lo que sigue

Según declaró el ejército, el próximo paso es revisar la Constitución para luego celebrar unas elecciones libres y justas, aunque no dio una fecha exacta para ello.

Rosemary Hollis, profesor de Política del Medio Oriente, de la Universidad de Londres, dijo respecto de los cambios por venir: "Las dos grandes preguntas ahora son: ¿quién va a estar en la comisión constitucional para redactar de nuevo la Constitución?, y, ¿hay alguna garantía de que lo que ocurra sea el camino correcto a seguir?".

Agregar comentario