El consumismo se ha apoderado del clásico día de Acción de Gracias en Estados Unidos, degenerando la tradición en una previa a las compras.

Día de Acción de Gracias
Día de Acción de Gracias

El jueves se celebró en Estados Unidos el día de Acción de Gracias (Thanksgiving en inglés) es uno de los días más importantes en este país, sin embargo, la fiebre consumista del llamado “Black Friday” o “Viernes Negro” amenaza la hermosa tradición con filas interminables de personas intentando hacerse con algunas de las ofertas que parecen de locos, pero son reales.

Para que la gente se haga una idea de lo que significa el día de Acción de Gracias para los estadounidenses, hay un feriado que dura cuatro días, 38.2 millones de personas se movilizan por doquier y las carreteras simplemente se vuelven inviables muchas veces. Como se observa muchas veces en las películas, el pavo es el alimento que la mayoría prefiere (un 88% de las familias lo hace según la Federación Nacional del Pavo), por lo que se venden cerca de 46 millones de pavos.

El problema que se vivió durante este día tan espacial en el 2011, fue que después del pastel de calabaza clásico en la festividad mencionada, la gente corrió a los centros comerciales a presenciar cuánto bajaba el precio en los minoristas, por lo que la tradición se vio superada por el consumismo de muchos. Las cifras no mienten, pues según “blackfriday2011.com” los compradores este año pasarían a ser 252 millones de personas, versus las 212 millones del año anterior.

Fiebre de Black Friday ataca a todos por igual

Era de esperarse que la fiebre por comprar a tan bajo precio llegara a todos por igual, por ello no hay que sorprenderse de saber que empresas como Toys 'R' Us hayan decidido a abrir a las 22:00 del mismo jueves, mientras que Wallmart simplemente no haya cerrado sus puertas.

El problema está en que con el exceso de ofertas, la tradición de este día tan especial comienza a convertirse en una “previa” sin sentido al de comprar de forma masiva, por lo que hay quienes hicieron peticiones concretas (miles de personas) para que no se abriera decididamente durante el jueves, pero de eso nada, el consumismo fue más fuerte.

¿Qué piensan ustedes? ¿Debería ser extensiva esta costumbre para el resto del mundo? Por tradición sabemos que no tiene asidero, pues la festividad proviene de la celebración hecha en 1621 por colonos ingleses con aborígenes americanos, pero ¿Qué pasa con los descuentos, se debería hacer una cena previa a las compras? Es lamentable la pregunta, lo sabemos, pero la tradición terminó por ceder ante el consumismo al parecer.

Comentarios

Muy bueno información d verdad me sirvió

Agregar comentario