En la víspera de Año Nuevo, un tornado pasó por el noroeste de Arkansas, Estados Unidos y dejó tras su paso, lamentablemente, a tres muertos y a decenas de heridos, también dejó sin electricidad a miles de hogares y locales comerciales.

Por estas horas, trabajadores de emergencia se encuentran realizando tareas de rescate para liberar a varias personas atrapadas en los edificios afectados por la tormenta.

Las víctimas fallecieron en Cincinnati y las autoridades del lugar declararon que la zona quedó en muy mal estado. Arkansas, Illinois, Kentucky, Missouri y Tennessee, son los principales puntos que se encuentran comprometidos por la tormenta.

Al igual que viene sucediendo en Europa, donde a causa de la gran cantidad de nieve que cae se han suspendido a lo largo del mes infinidad de vuelos, en el aeropuerto de Arkansas también se retrasaron y cancelaron diversos viajes.

Josh Howerton, de la Oficina del Sheriff del Condado de Washington, dijo que la tormenta causó daños a lo largo de la carretera estatal 59 en el centro de Cincinnati y en la mayor parte de la porción occidental del condado de Washington.

Hoy temprano en la mañana, la oficina meteorológica de Tulsa emitió una alerta de tornado para el área de Cincinnati y los pueblos aledaños, cerca de las 6 am, aunque la tormenta llegó 10 minutos después y no hubo tiempo para desalojar la zona.

En Missouri también se hizo presente una tormenta intensa que provocó la caída de granizo del tamaño de pelotas de béisbol, según declararon los medios locales.

Se espera que el mal tiempo dure todo el fin de semana.

Agregar comentario