Ahorros
Ahorros
flickr.com

En una búsqueda constante por los productos financieros vigentes en el sistema financiero destinados a incrementar y fomentar el ahorro, hemos visto qué es y cómo funciona un fondo de inversión y un plan de pensiones. Entramos de lleno ahora en la definición de los depósitos bancarios.

¿Qué es un depósito bancario?

Los depósitos bancarios son instrumentos financieros comercializados y gestionados por los bancos y entidades financieras. Desde la perspectiva institucional, los depósitos bancarios son uno de los elementos fundamentales a la hora de definir el funcionamiento del negocio bancario.

Gracias a los depósitos bancarios, con los que las entidades realizan sus propias inversiones, éstas logran la financiación necesaria para la concesión de créditos –tarjetas de crédito- préstamos –al consumo- y créditos hipotecarios

Desde el punto de vista del ahorrador, los depósitos bancarios se consideran imposiciones a plazo, esto es, los ahorradores invierten una determinada cantidad a un plazo establecido previamente y por el que obtendrán una rentabilidad acordada con antelación.

Se les denomina productos de pasivo porque transcurrido el plazo acordado, el capital será devuelto junto con los intereses acordados con la entidad.

Tipos de depósitos bancarios

En la actualidad, este producto financiero se divide en dos categorías fundamentales. Depósitos a plazo y depósitos a la vista.

Depósitos a la vista

Son los clientes quienes deciden cuando recuperarían su capital, están exentos de penalización y los ahorros siempre están disponibles. A este tipo de depósitos se les ha denominado también, cuentas remuneradas.

Depósitos bancarios a plazo fijo

En esta modalidad es la entidad quien determina el plazo de la inversión. Los clientes que deseen recuperar sus inversiones, deberán pagar una comisión por cancelación anticipada que, generalmente, disminuye la rentabilidad obtenida durante la inversión.

Plazos de inversión

Los depósitos bancarios contemplan plazos que van desde los 15 días hasta los 5 años generalmente.

Depósitos bancarios combinados y crecientes

La crisis económica y la necesidad de incrementar la captación de clientes por parte del sistema financiero y la capacidad de ahorro por parte de los particulares, ha derivado en la comercialización de depósitos híbridos a través de los cuales se invierte un porcentaje del capital en depósitos a plazo y otro porcentaje en renta variable cuya rentabilidad está supeditada a la evolución de acciones determinadas con anterioridad durante un plazo establecido previamente.

Fiscalidad

Los beneficios obtenidos con los fondos de inversión, tributan de igual forma que los intereses generados por las cuentas corrientes.

Conclusiones, depósitos bancarios ahorro asegurado

Los depósitos bancarios son por lo tanto necesarios tanto para la economía, por su papel determinante en el funcionamiento del sistema financiero, como para los particulares, por su capacidad para incrementar el ahorro en cualquiera de los plazos elegidos.

Puntaje: