Planificar un viaje barato

Planificar equivale a ahorrar. El viajero debe aplicarse esta consigna si quiere disfrutar de unas vacaciones lo más económicas posible. Aunque en tiempos de crisis, cualquier gasto destinado al ocio y al disfrute duele más en el bolsillo. No obstante, la antelación y el cálculo reducen costes y ahora es buen momento para pensar en el verano o en los próximos puentes si no se desea renunciar a descubrir nuevos mundos.

Agencias de viajes, mayoristas y hoteles, apremiados por la necesidad de hacer caja, ofrecen a sus clientes atractivos descuentos y promociones durante todo el año, como viajes 2x1 a mitad de precio u hoteles más baratos de lo habitual, sobre todo en temporada baja. En general, para el usuario, la regla de oro sigue vigente: cuanto más se aproxime la fecha de reserva del viaje al día de salida, el número de plazas libres será menor y el costo final será mayor. Pero el precio no es el único factor a tener en cuenta.

Prever las reservas de hoteles y vuelos económicos, e incluso de viajes combinados, reduce gastos sin que la calidad del trayecto se vea afectada. También dependerá de la cantidad de dinero que nos podamos gastar. Y, sobre todo, no aceptar pagar de más, leer detenidamente la letra pequeña del contrato que firmemos con las agencias o compañías aéreas antes de cerrar la reserva.

Recomendamos: Consejos para disfrutar de unas buenas vacaciones sin gastar una fortuna

Internet se convierte en una herramienta muy útil para buscar vuelos, coches de alquiler, reservas de alojamiento, entradas a museos y a espectáculos a precios más asequibles. El servicio más popular es la contratación de vuelos a low cost. Pero ojo, cuando se compra el billete por la Red hay que tener en cuenta si viajamos con equipaje que debe ser facturado, servicio que algunas compañías cobran. El seguro de viaje es opcional, aunque contratarlo también tiene un coste.

Aunque a última hora se puedan comprar pasajes de avión baratos a un precio irrisorio y pensemos que merece la pena esperar, la antelación es la mejor aliada para pagar menos por los vuelos. Arriesgarse puede suponer frustrar nuestras expectativas. Si abonamos los viajes varios meses antes de la salida ahorraremos dinero, en especial para las fechas más solicitadas (agosto y Navidad).

Debemos tener en cuenta otros consejos, como evitar viajar en avión los días punta y contratar el seguro de anulación para tener derecho al reintegro, sino íntegro sí parcial, del dinero abonado si renunciamos al viaje.

A la hora de buscar alojamiento por Internet, el pago de las reservas de hoteles no se efectúa inmediatamente on line, sino a la llegada o salida del establecimiento. Si alquilamos una vivienda, entonces deberemos pagar una señal anticipada que rondará entre el 20% y el 30% del precio total.

La tarjeta de crédito es, junto con los cheques de viaje, la opción más cómoda y segura para afrontar gastos fuera de nuestras fronteras. Sale más barato comprar divisas con cargo a la cuenta corriente. Además, hay que guardar todos los justificantes de compra y de extracción de dinero en cajeros para una posible reclamación futura.

Puntaje: