Congreso de Estados Unidos
Congreso de Estados Unidos - Iniciativa legal pretende negar ciudadanía a hijos de indocumentados

Una propuesta legal emprendida por varios legisladores en Estados Unidos, pretende conseguir que se niegue la ciudadanía a los hijos de indocumentados, los que de acuerdo a la enmienda número catorce, tienen el mismo derecho de ser ciudadanos estadounidenses que cualquier persona que nazca dentro del territorio.

El senador republicano por Arizona, Russell Pearce, dijo a los medios que “se está tomando una posición de liderazgo para zanjar los problemas no resueltos que vive el país, donde no se puede esperar al Congreso. La idea es legislar al respecto y conseguir modificar la enmienda 14 para así poder negar la ciudadanía a los hijos de indocumentados nacidos en Estados Unidos de forma legal, lo que pasará a convertirse en una modificación modelo que será exitosa.

Uno de los argumentos de los partícipes de esta modificación legal se basa en “disminuir los costos de los ciudadanos que se encuentran de forma legal en el país", ya que con esta medida disminuirían los gastos de servicios que se prestan a indocumentados y sus respectivas familias. El representante de Pennsylvania, Daryl Metcalfe, opinó respecto de la enmienda 14: "Es una puerta que ocupan los invasores extranjeros para violar las fronteras y leyes de Estados Unidos". A criterio de Metcalfe, cuando un hijo de indocumentado se vuelve estadounidense por el solo hecho de nacer en territorio nacional, desvirtúa completamente el sentido de la enmienda, y eso debe ser corregido.

Por el momento hay 14 estados involucrados en la reforma de la enmienda 14, que otorga la ciudadanía a todo aquel que nazca en Estados Unidos. Aquellos estados que apoyan la moción han expresado su interés por avalar la medida de forma independiente y no como conglomerado. Los estados involucrados son:

  • Alabama
  • Delaware
  • Texas
  • Pennsylvania
  • Arizona
  • Misisipí
  • Nebraska
  • Michigan
  • Idaho
  • Indiana
  • Utah
  • New Hampshire
  • Oklahoma
  • Montana

Dentro del análisis que cabe hacer de la medida pretendida por los representantes de los 14 estados mencionados, lo primero que resalta es la participación activa de Russell Pearce, el mismo que dijo en Arizona que la fuerza policial debía actuar “preventivamente” en el control de los indocumentados, deteniendo por sospecha si era necesario y motivando para ello la promulgación de una ley que obligue a las fuerzas de orden y seguridad locales a hacerlo. Aunque esta iniciativa legal fue suspendida antes de que entrara en vigor, lo preocupante es que hubo quórum suficiente para apoyar la medida.

Detalles de lo que involucra modificar la 14ta enmienda de Estados Unidos

La Constitución de Estados Unidos surgió con la intención de unir a todos los estados en lo que más adelante se conocería como “Estados Unidos de América”. Esta carta fundamental se conforma de diferentes enmiendas que a su vez se inspiran en el pensamiento de grandes personajes de la historia como Montesquieu y Locke, quienes aportan conceptos claves en la construcción de un conglomerado de estados, y dan orden y sentido a una comunidad que compartía un objetivo, un territorio determinado y luchaba por conseguir un “bienestar general”.

Las enmiendas tuvieron influencia en su creación, no fueron un puro constructo intelectual trasnochado de alguien que imaginó lo que se necesitaba, sino que muy por el contrario, se nutrieron de lo que vivía el mundo en aquel entonces y conformaron una obra maestra que se reconoce como una de las constituciones más antiguas de las que el mundo puede dar crédito. Conceptos como el “debido proceso” y el “equilibrio de fuerzas” para evitar la tiranía, no fueron ideas de un solo hombre, sino de muchos grandes hombres que hicieron de varios estados algo más importante y los unió bajo el nombre de Estados Unidos de América.

La enmienda decimocuarta de Estados Unidos habla del concepto de ciudadanía, señalando que: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sometidas a su jurisdicción son ciudadanos de los Estados Unidos y de los Estados en que residen”. De esta forma todo aquel que nazca en Estados Unidos debe ser considerado “ciudadano” por el solo ministerio de la constitución, sin admitir cuestionamientos, privaciones o limitaciones de los privilegios que la carta fundamental que ese país le confiere a sus nacionales.

La misma enmienda agrega luego: “Ningún Estado podrá dictar ni dar efecto a cualquier ley que limite los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos”. Por esta razón hay quienes creen que se debe modificar la decimocuarta enmienda, porque ésta prohíbe y deja nulo cualquier intento de privación de derechos a los considerados ciudadanos de Estados Unidos. Con ello queda de manifiesto que el problema no está en la enmienda, sino en cómo se justifica la discriminación hacia los indocumentados y su descendencia de forma legal.

El concepto de “ciudadanía” hace alusión a quienes conforman la comunidad política y poseen derechos y deberes para con el Estado, sin embargo, aquellos que pretenden negar este derecho a hijos de indocumentados, parecen desconocer total y absolutamente el término, al intentar alienar el derecho de algunos de los nacidos en territorio estadounidense (hijos de indocumentados) arguyendo que “se economizaría bastante por los servicios prestados a los indocumentados y sus familias”. ¿Acaso no es más lógico legislar sobre la reforma migratoria para regularizar la situación de los extranjeros presentes en Estados Unidos?

Parte de los requisitos que deben cumplirse para considerar a alguien como ciudadano, desde el punto de vista etimológico de la palabra, se basa en el sentido de “identidad” y “pertenencia” de un sujeto en una comunidad determinada (hábitat), el cual, a su vez, soporta la concesión de derechos, obligaciones y responsabilidades para con el resto de la comunidad. Aunque de manera abstracta gran parte de los indocumentados cumplen con estos requisitos, se les ha privado del derecho de “pertenecer” a esta comunidad mediante la falta de disposición política para crear los medios necesarios, y se ha privilegiado la posibilidad de hacerlos participar “bajo las sombras”, donde se abusa de ellos y se da lugar a una especie de "esclavitud por necesidad".

Cualquier senador, congresista o político en Estados Unidos que proponga modificar la enmienda decimocuarta, para cambiar sus efectos y alcances, en pos de “privar” arbitrariamente a un sector determinado de la comunidad, desconoce el espíritu de la Constitución de Estados Unidos y el objetivo que cumplen las enmiendas cediendo a un capricho discriminatorio que no admite justificación lógica.

Puntaje: