Habilidades cognitivas y socioemocionales en trabajadores
Foto cortesía de Andina

Los empleadores en Perú ahora priorizan las habilidades cognitivas y socioemocionales en la búsqueda de sus trabajadores, más allá de su nivel educativo, afirmó hoy el gerente sectorial del Departamento de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Omar Arias.

“Tanto en Perú como en otros países ambas habilidades (cognitivas y socioemocionales) son importantes al momento de contratar a los trabajadores”, dijo sobre los resultados del estudio Fortaleciendo las Habilidades y la Empleabilidad en Perú, elaborado por el Banco Mundial.

Indicó que el 50 por ciento de entrevistas a empleadores que se hicieron durante el estudio dio más importancia a las habilidades cognitivas y el porcentaje restante a las habilidades socioemocionales.

En una entrevista que hicimos a una empresa minera, su gerente de Recursos Humanos nos dijo que saben que tienen que entrenar a su personal pero el problema es que no se sabe si los empleados llegarán a tiempo a la capacitación o si la van a terminar porque no hay perseverancia, aseveró.

Según el estudio del Banco Mundial, por habilidades cognitivas se comprende a las capacidades de comunicación, manejo de números y solución de problemas, mientras que en las habilidades socioemocionales están la autorregulación, determinación, relación con uno mismo, entre otros.

En el estudio hemos encontrado que estas habilidades determinan si una persona va a tener un éxito transitando hacia la educación superior. Esto tiene mucho que ver con la actitud para aprender cosas nuevas, refirió.

Añadió que si bien parte del sector empresarial de Perú se lamenta por la falta de buenos profesionales para diversos campos, ello se debe a que los trabajadores no cuentan con habilidades mínimas.

Refirió que el sector minero es el que más carece de postulantes a ocupar cargos profesionales en Perú, seguido de otros sectores vinculados a la exportación como agroindustria, manufactura, confecciones y servicios.

El estudio establece que la posibilidad de ingreso de un trabajador con alta perseverancia en lograr sus propias metas es nueve por ciento más alta que el de un trabajador menos perseverante y con el mismo nivel educativo, habilidad cognitiva y otras características socioeconómicas similares.

“En Perú urbano la perseverancia paga tanto como la capacidad cognitiva”, manifestó Arias.

Puntaje: