Identidad online
Identidad online

Cuando se está buscando trabajo no hay nada mejor que saber que un empleador vio su hoja de vida (currículo) y le haya gustado lo que vio, pues ese es uno de los procesos más importantes antes de la contratación. Tal y como lo hemos dicho en publicaciones anteriores, un currículo genérico no es la solución para conseguir empleo, por ello son cada vez más los que confían en hacer “currículos personalizados” para cada postulación.

Con la llega de Internet y el uso fuerte de éste por parte de las empresas, lo que muchos desempleados o postulantes no saben es que los futuros empleadores pueden saber de uno sin que nosotros ni siquiera nos demos cuenta. Buscar sobre alguien en Internet es sumamente sencillo, tan sólo debemos poner su nombre y ya está, por ello hay que cuidar nuestra identidad online.

El factor del “Iceberg”

Esta es una de las razones por las que debemos hacernos cargo de nuestra identidad, pues debemos imaginar que la punta del iceberg representa todo el esfuerzo que hemos hecho para conseguir empleo, algo que en circunstancias convencionales se verifica en un currículo, pero que hoy se complica un poco más con la gran integración social que encontramos en la red.

Como consejo, utilizar Internet a nuestro favor quiere decir que podemos marcar posiciones para los “observadores anónimos” que en algún momento podrán buscarnos por el nombre al querer saber más sobre qué hacemos, queremos y buscamos.

No pongamos todo lo que hacemos en nuestro blog

Actualmente casi todo el mundo tiene un blog, y la mayoría de quienes le utilizan lo ven como una especie de bitácora o diario personal público gracias a que en algún minuto el concepto de “periodista renegado” se hizo masivo y esparció por todo el orbe. El punto aquí es que un blog representa la visión personal que se tiene sobre distintas temáticas, donde el ideal es que la mayor cantidad de personas puedan leerlo, pero dedicarle mucho tiempo a ello ¿Es bien visto por los empleadores?

Si tenemos el propósito firme de encontrar un trabajo y pensamos que un blog es el perfecto escaparate para exhibir nuestras habilidades, habrá que pensárselo dos veces pues para muchos de los empleadores es una pérdida de tiempo.

Dejar un currículo en línea

En vez de hacer una “bitácora” sobre lo que hacemos diariamente, resulta mucho más provechoso y profesional hacer un sitio web (blog por ejemplo) donde expongamos nuestros logros profesionales y hablemos de temas que se relacionen con la experiencia que tengamos a modo de opinión.

Colocar aquí los datos personales es una buena idea, siempre y cuando en el blog seamos capaces de exhibir lo que somos capaces de ofrecer. Hacer un sitio dedicado a transparentar nuestra experiencia profesional y cursos aprobados, es muy distinto a tener un blog con fotos de amigos en fiestas alocadas ¿No lo creen?

Actualmente comprar un dominio y arrendar un hosting es excesivamente barato, pues se hace por menos de $20 al año. Posicionar nuestro nombre es una excelente forma de darnos a conocer profesionalmente, pero cuidado con lo que publicamos, pues todo se indexa para bien o para mal en el listado de buscadores.

Puntaje: