Plan de negocios
Plan de negocios

El problema de los planes de negocios es el mismo que tiene cualquier emprendimiento, “tiempo y dinero”. Cualquiera que desee efectuar un planteamiento de negocio serio, tendrá que tomarse una cantidad de tiempo considerable y además invertir dinero sin tener ninguna garantía de que el negocio será rentable, pues siempre se basará en un modelo estimativo de las variables que se consideren en el trabajo. ¿Quién busca hacer un plan de negocios con empresas que son lanzadas en Internet y generan antes de su financiamiento miles de millones de dólares?

El antecedente de la inefectividad de los planes de negocios en la actualidad viene dado desde el 2007, cuando una encuesta realizada por Babson College, consideró el catastro de 116 empresas hechas por sus ex alumnos entre los años 1985 y 2003. En el estudio se descubrió que los emprendimientos realizados con o sin planes de negocios no tuvieron diferencias sustanciales a la hora de conseguir el éxito.

La conclusión es contundente, “necesitan de un plan de negocios aquellas empresas que requieran de la recaudación de un capital inicial por instituciones o agentes capitalistas externos”.

Aunque para muchos los planes de negocios son inútiles e inservibles en el caso de que se quiera iniciar un emprendimiento que no necesite empleados, gastos fijos elevados, desembolso de un gran capital y tampoco inventario, la realidad de contar con un plan de negocios no se orienta hacia una necesidad de capital, sino más bien, de verificación de la realidad y del tiempo que necesita este nuevo negocio para volverse “rentable”, aún cuando el auspicio sea propio o de familiares.

5 Argumentos para considerar importantes los planes de negocios

  • Sólo se necesita un plan de negocios si se quiere recaudar dinero del banco o inversionistas

    La necesidad de un plan de negocios no se encuentra en la intención del emprendedor de obtener recursos de terceras personas, ya que aunque el capital sea propio, la idea es no tirarlo a la basura por una “corazonada”. Los planes de negocio tratan de afinar lo que comenzó en una corazonada, para transformarlo en un proyecto real, donde se verifica su viabilidad y rentabilidad al corto, mediano y largo plazo

  • Los inversionistas no creen en las cifras previas, y por ello los planes de negocios son inservibles

    Cuando llega la hora de mostrar un negocio a un extraño, posible capitalista, no se puede relatar un sueño, tampoco esbozar como esta corazonada se convertirá en el mejor negocio de sus vidas, razón por la cual se tiene que hablar bajo el lenguaje del dinero. Un plan de negocios permite mostrar la viabilidad de un proyecto a lo largo del tiempo, siendo posible determinar cuánto demora el retorno de la inversión, cuando comienzan las ganancias y cuántas pueden esperarse dentro de ciertos períodos de tiempo

  • Hay que abandonar los planes de negocios por nuevas presentaciones en PowerPoint

    Si lo que se busca es financiamiento, entonces es muy difícil que un modelo basado en PowerPoint sustente la gran cantidad de interrogantes que surgen a raíz de la creación de un nuevo modelo de negocios, aún en los casos en que el modelo parezca abiertamente comprobado.

    La utilidad de un PowerPoint y un plan de negocios no tiene punto de comparación, pues este último permite mostrar viabilidad, sustentabilidad, necesidad de inversión, comportamientos de mercado, patrones de comportamiento de la competencia, y en general datos que son invaluables para cualquier inversionistas serios.

  • Nadie puede ver el futuro, tampoco un plan de negocios, por eso lo mejor es superar los problemas en el momento

    La diferencia entre el éxito y el fracaso de un negocio puede depender a veces de un margen de error mínimo, y por ello hay muchos inversionistas que han visto fracasar sus estupendas ideas, incluso cuando comenzaban a repuntar las ventas, ¿La razón? No calcularon bien el período de “marcha blanca” o “apoyo económico” que se necesitaba para conseguir marcar presencia en el mercado.

    Aunque muchos crean que las empresas en Internet funcionan de una manera diferente a las que se realizan en la práctica como hoteles, restaurantes, locales comerciales, entre otros, no es así. Si bien es cierto que hay quienes no hicieron proyecto y encontraron el éxito rápidamente en Internet, también hay una cantidad incontable de intentos de empresas que han caído en el olvido de todos o ni siquiera han podido darse a conocer más allá de los propios creadores y sus amigos más cercanos

  • Un plan de negocios no es necesario en una empresa que ya está en marcha, pues éste sólo provoca distracción

    La realidad de un empresario que ya ha conseguido poner en marcha su empresa es distinta a la de aquel emprendedor que la ve aún como un sueño, sin embargo, los planes de negocio ayudan a ambos de igual manera. Los empresarios consumados necesitan de un plan de negocio para supervigilar que las ganancias que actualmente posee (estabilidad conseguida), se mantendrá aún cuando se hagan nuevas inversiones.

    La idea es descubrir cómo llegar al objetivo trazado, sin tener que perjudicar la parte de la empresa que ya se está sosteniendo en el mercado, de otra forma, puede que llegar a la segunda etapa signifique un fallo tan grande que termine echando por tierra todo lo conseguido

Puntaje: