El endeudamiento es parte integral de la sociedad en que vivimos, sólo que hay quienes abusan de él y terminan esclavizándose por poco.

Tarjetas de crédito
Tarjetas de crédito

El manejo de las tarjetas de crédito es un tema que complica a todo el mundo, ello debido a que es sabido por la mayoría que el uso indiscriminado de este tipo de productos financieros termina comúnmente en un endeudamiento externo, donde los intereses terminan por hacer que las personas paguen dos o tres veces lo que pidieron originalmente. Este tipo de experiencias condiciona el uso de este producto que, utilizado de forma consciente, entrega bastantes posibilidades de ahorro y compra.

Un ejemplo claro respecto del mal uso que se entrega a las tarjetas de crédito es lo que ocurre cuando utilizan parte o el total del saldo disponible en éstas y sólo se concentran en el llamado "pago mínimo". En un ejemplo concreto, si contamos con $3,100 con un interés es del 19,9% y sólo nos concentramos en realizar el pago mínimo ($51,43), durante un año tan sólo habremos cancelado $0.29 de lo que solicitamos. Para pagar la deuda total a ese ritmo necesitaremos cerca de 39 años, momento en que habremos cancelado $21,216 ¿Lo habías pensado así?

Una estadística sencilla de analizar es la relativa a la cantidad de personas que cuentan con tarjetas de crédito en Estados Unidos, población que se encuentra en una de las crisis más grandes que ha tenido su historia y de la que todavía no sale. El 80% de las familias estadounidenses tienen tarjeta de crédito, de este universo el 44% tiene saldos pendientes. El resultado de este análisis superficial es que existen 15 millones de dólares que están dando vuelta en intereses ¿Quiere ser parte de esta estadística?

Los intereses son más de lo que creemos

Cuando vamos a utilizar una tarjeta de crédito para realizar un determinado pago o hacer una compra, es preciso que la dediquemos muy bien dicho gasto y nos mantengamos absolutamente informados del funcionamiento de los intereses y las modalidades de pago que nos permite la entidad financiera a la que se encuentra asociada a la tarjeta.

Es cierto que en el año 2009 se desarrolló un acta de rendición de cuentas respecto de las tarjetas de crédito en Estados Unidos, sin embargo, mucho de lo que se legisló dejó vacíos legales que permiten a las entidades financieras obtener grandes beneficios tras el uso responsable de estos productos de crédito. Por lo anterior es importante que en gramos presente algunos datos, a saber:

  1. Si vamos a adquirir una tarjeta de crédito porque la tasa de interés que nos ofrece es conveniente, tenemos que tener en cuenta que dicha tasa puede cambiar después de un año de adquirir la tarjeta de crédito.
  2. Si nos retrasamos más de 60 días en el pago de una cuota, debemos estar en conocimiento que los intereses pactados por un año pueden cambiar de inmediato.
  3. Si vamos a utilizar tarjeta de crédito con tasa de interés variable, tenemos que considerar ésta puede subir si el índice sube.
  4. Sin perjuicio de que hayamos pagado cada una de las cuotas pactadas durante 12 meses, sin retraso, una vez transcurrido este plazo la tasa de interés puede cambiar.

Agregar comentario