Aprender a lidiar con un despido en el curriculum

Cuando nos despiden de un trabajo, aparte de pasar un mal momento en la específica ocasión en que nos enteramos de la noticia y debemos retirarnos del lugar con nuestros objetos personales, también nos preocupamos en miras al futuro.

La nueva búsqueda laboral suele ser complicada, pero también lo es volverse a presentar ante un empleador o actualizar el curriculum con un despido a cuestas.

¿Es mejor decir la verdad o mentir?

Considero interesante aclarar un punto: la situación del desempleo en el mundo no es igual a como era antes, en la actualidad las tasas de desempleo son más altas que años anteriores, consecuencia del paso de la crisis económica y financiera.

Por lo tanto, es situación de muchas personas encontrarse sin empleo y no vale la pena mentir. Hay gente capaz que debió ser despedida por falta de recursos, lo cual no significa que no pueda pertenecer en el futuro a otra compañía y desarrollarse con talento en su ámbito.

Cómo actualizar el curriculum

Tal como versa una frase popular "se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío", pues al momento de actualizar el curriculum vale tener en cuenta este lema.

La recomendación es que se incluya la referencia del despido, pero se intente poner la atención en lo que se hizo durante el tiempo que se estuvo desempleado. Será de sumo interés para el posible empleador, observar como el empleado enfrentó un despido y que hizo en su tiempo libre: las habilidades que perfeccionó, los cursos o talleres que realizó, los trabajos de medio tiempo que tomó, etc.

También hay formas de minimizar aquello sobre lo que no se desea profundizar en el curriculum, por ejemplo: diferentes formatos de curriculum vitae no siempre utilizan la fecha completa en cada experiencia, sino que permiten colocar solo el año de ingreso y egreso a un trabajo o bien, el período de tiempo en que se trabajó para una compañía.
Incluso hay formatos que agrupan los trabajos realizados como experiencias: experiencia docente, experiencia financiera, etc.

Siempre hay que pensar que la primera impresión que tiene un empleador acerca de un empleado es por medio de su carta de presentación y curriculum. Con esa información decide si tendrá una oportunidad o no la tendrá. Por esto, hay que elaborar con mucho cuidado el curriculum y tratar de expresar allí lo más interesante que se ha hecho y todo lo que se puede hacer.

Aparte de lo anterior, también se aconseja incluir en la carta de presentación una breve refrencia acerca del despido, detalle importante aquí: breve y concisa, no un relato literario.
Luego habrá tiempo de contar la propia experiencia cara a cara con el empleador.

¿Nombrar todas las experiencias de trabajo?

Durante el reciente período de recesión laboral, que aún perdura, muchos profesionales debieron buscar trabajos por horas o de menor rango. Al momento de encarar una nueva búsqueda laboral acorde a la experiencia y estudios realizados, muchos prospectos piensan si vale la pena incluir esos trabajos de medio tiempo que se realizaron.

La respuesta es sí, deben incluirse todos los trabajos que se hayan realizado porque eso habla de una persona que, más allá de cualquier circunstancia, hizo lo necesario para solventar sus gastos y los de su familia. No debe haber verguenza en eso.
Simplemente se puede incluir ese tipo de experiencias bajo la categoría "Experiencia no relacionada".

Para terminar, Hallie Crawford, especialista en Recursos Humanos dice algo muy interesante: "Pregúntese si todos sus ex empleadores estarían de acuerdo con su curriculum, sino, sea más preciso. No es lo mismo la estrategia que la deshonestidad, y en el fondo, la gente sabe la diferencia".

Puntaje: