Mitos sobre currículos
Mitos sobre currículos

Si estamos postulando a algún trabajo y queremos tener la absoluta certeza de que nuestro currículo será eficaz, hay que tener algunas reglas básicas en cuenta para calificar lo que necesitamos poner y lo que deberíamos omitir.

Respecto de lo anterior, hay varios mitos sobre lo que se debe poner y aquello que se tiene que omitir, algunos de ellos son bastante lógicos pero aún así puede que nos impidan conseguir el empleo que tanto deseamos.

1

Lista con los intereses personales

Este es uno de los mitos que más se considera actualmente “enumerar la lista de intereses personales” que poseemos. Ciertamente es extraño el pensar que nuestro empleador pueda interesarse porque jugamos tenis, somos voluntarios en el refugio de animales o qué equipo de fútbol nos gusta. Lo que debemos incluir en nuestro currículo no es lo que nos gusta hacer en el tiempo libre, sino más bien lo que nos gusta hacer y combina con la posición que queremos ocupar en la empresa a la que aplicamos.

Antes de poner los intereses personales, preguntémonos ¿Tiene alguna relación con el trabajo al que estamos postulando? Puede que nuestros intereses personales sean relevantes para el trabajo que queremos, pero siempre hay que recordar que habrá momento en la entrevista personal para exponerlo, y no en el currículo.

2

Mientras más, mejor

La mejor forma de hacer un currículo es pensando que tenemos espacio y tiempo limitado para llamar la atención de quien lo lee, por ello no siempre la reflexión “mientras más, mejor” se adecúa a lo que buscamos.

Parte de lo fundamental a incorporar son las habilidades que poseemos y nuestras fortalezas, así como también toda la experiencia que poseamos. No obstante lo anterior, enlistar todos los logros que hemos obtenido no necesariamente hará de nuestro currículo uno mejor. Nunca se debe incorporar información que no sea relevante con el cargo al que se postula, pues para quien lo lee es una pérdida de tiempo, además de servir para hacerlo más largo de lo que debería.

3

El currículo lo hace todo

Es tentador hacer un currículo genérico que nos permita entrar a cualquier tipo de empleo, pero lo cierto es que desde la perspectiva del empleador no hay nada peor que una persona que propone mucho, pero no muestra lo que debe mostrar para el puesto ofrecido. Por otra parte, cuando se hacen currículos con información demasiado dispersa, la impresión que genera es que deseamos cualquier tipo de empleo con tal de ganar un cheque a final de mes.

Haz de tu currículo uno muy particular por medio de la personalización del mismo conforme el puesto al que postulas, de otra forma será como si estuvieras indeciso de lo que quieres y te sirviera cualquier cosa con tal de asegurarte un sueldo.

Puntaje: