Sistema de detencion de indocumentados

Tal y como ocurrió con la reforma de salud en Estados Unidos, los cambios en la detención de inmigrantes indocumentados demorarán más de lo que deberían, aunque las metas fueron definidas tempranamente (2009) por el ICE (Servicio de Control de Inmigración y Aduanas).

Los cambios que se esperan se enfocan en seis puntos fundamentales, a saber:

  1. Manejo de población
  2. Medidas alternativas al aprisionamiento
  3. Administración
  4. Cuidado Médico
  5. Poblaciones especiales
  6. Responsabilidad

La idea es cambiar el sistema de detención imperante, pasando de una estructura penal a una de tipo civil, pero hasta el momento no se ha conseguido alcanzar el fin propuesto en su totalidad, aunque ha habido cambios. Algunos de los cambios que sí se han hecho son, por ejemplo, implementar nuevos protocolos de control para transparentar incidentes como la muerte de personas detenidas por el ICE, la realización de autoevaluaciones, análisis realizados por distintos actores que se involucren en el proceso de control, entre otras cosas.

Uno de los aspectos que no ha encontrado solución alguna es aquel que trata sobre las personas con enfermedades mentales que están detenidas por el ICE, las que representan un 15% de los recluidos por el servicio de Inmigración y Aduanas; las medidas alternativas a la detención son otro de los campos que tampoco se han visto desarrollados, entre otras cosas.

El estancamiento de este tema tan importante ha llegado a un extremo tal, que tres organizaciones asociadas a los derechos civiles (Detention Watch Network, National Inmigrant Justice Center y Midwest Coalition for Human Rights), se unieron para mostrar un estudio que evidencia la falta de preocupación en estas temáticas.

El trabajo se encargó de enfatizar la falta de predisposición política para acabar con la incertidumbre de algunos temas que se relacionan con la violación de derechos humanos, los que fueron debidamente consignados en la carta de reporte del ICE en el 2009 y que se añade por medio de una nota “resultan imprescindibles para terminar con los abusos”. Hasta el momento diversos son los grupos que denuncian maltratos por parte de la autoridad, tratamientos médicos de bajo nivel y una discriminación sexual evidente.

En definitiva, el problema esencial está en que no se puede aplicar un cambio de política al sistema de detención del ICE, si la orden es detener la mayor cantidad de inmigrantes que sea posible.

La reforma avanza lenta, pero avanza

Aunque los grupos de apoyo a los derechos humanos se empeñan por demostrar que la reforma se ha quedado empantanada por falta de disposición de algunos actores fundamentales en la política, el director del ICE, John Morton, ha dicho que se avanza lento, pero se avanza.

Morton ha declarado que en un tiempo relativamente corto (2004), se consiguió crear una clasificación médica nueva, así como también disminuir el número de personas muertas de 28 por año a sólo 8 en el 2010, los que en fallecían debido a enfermedades de tipo crónico.

El director del ICE ha dicho que si bien es cierto los sindicatos están tratando de negociar bajo el amparo de la ley, por las nuevas reformas que se están tratando de llevar a cabo, forma parte de la política actual, hacerlo para conseguir un consenso y que se dé a entender la razón por la que es necesario plantear estos cambios.

Puntaje: