Recomendaciones para armar un grupo exitoso de freelancers

Luego de la crisis económica y financiera mundial que afectó al mundo entero, el panorama laboral dio un giro: muchos de los empleados que trabajaban en relación de dependencia con una empresa, pasaron a realizar sus tareas de manera freelance desde su hogar.

El año pasado, aproximadamente el 30% del mercado de trabajo de EE.UU. se compuso de trabajadores independientes: consultores, profesionales independientes, trabajadores temporales, y otros. De acuerdo a declaraciones de la organización Freelance Union, es estima que esta cifra represente el 40% de la fuerza laboral total para el año 2020.

En el desarrollo de este fenómeno ha cumplido un papel muy importante la web, ya que ofrece por estos días una gran variedad de interesantes herramientas que permiten poner en contacto de manera rápida y eficaz a los clientes con quienes pueden proveerle el servicio que necesitan.

Descubre a continuación algunas recomendaciones para trabajar con profesionales independientes, y alcanzar tus objetivos:

Aprovechar los contactos para encontrar grandes talentos

Cuando se necesita de un profesional que aporte un conjunto de habilidades, hay que comenzar por contactar a las personas con quienes se ha trabajado en el pasado: ex jefes, compañeros de trabajo, conocidos y demás.

Los trabajadores independientes suelen contar con una red de profesionales independientes, conocidos de proyectos anteriores o asociaciones previas, que pueden ser muy útiles en cualquier ocasión. Por esto es muy importante terminar en buenas relaciones con las personas con quiénes se trabajó y conservar sus datos: tener su teléfono y mail, agendarlos en los contactos de Facebook o LinkedIn.

Nada mejor que iniciar un proyecto de trabjo con profesionales capaces y de confianza.

Utilizar un espacio de trabajo en línea para la gestión de proyectos

Cuando se comienza con un proyecto es mucha la información dando vueltas en el espacio de trabajo y resulta fácil que se pierda o esté desorganizada. Para que esto no suceda, se recomienda designar un lugar central para todos los jugadores. Al tener una ubicación única donde encontrar todos los materiales, las conversaciones y donde poder comparar esquemas y planes de trabajo, el proceso se vuelve tanto más ágil y efectivo.

Crear metas claramente definidas y plazos específicos

La única forma de avanzar indefectiblemente hacia la finalización de un proyecto, es establecer objetivos y plazos de tiempo concretos. De este modo, todas las partes involucradas funcionarán en base al mismo plan y se comprometerán para cumplirlo. Todas las partes podrán realizar un seguimiento y saber exactamente qué se espera de quién y cuándo. Un detalle muy importante es mantener actualizados los esquemas de trabajo, para contemplar allí cualquier cambio o imprevisto.

Conectar la gestión del proyecto con presupuestos

Los presupuestos y la facturación suelen dejarse fuera de la gestión de proyectos, dado que en un grupo de trabajadores freelance no suele haber un contador. La vinculación de la facturación con las tareas y los resultados dentro de un mismo sistema puede ayudar a entender el valor del proyecto que se he entregado.

Hacer buen uso de la tecnología

Dado que esta nueva forma de trabajar sigue acelerándose, será fundamental que la tecnología utilizada, por más simple que sea, ofrezca el máximo de eficacia. La combinación de herramientas de tecnología, junto con procesos bien definidos y estrategias inteligentes, ayudarán a mejorar el proceso y alcanzar los objetivos en los plazos determinados.

Agregar comentario