De acuerdo a una encuesta publicada recientemente, los gerentes de grandes compañías sobrevalúan sus capacidades personales y no dudan de sí mismos, tienen alta autoestima y seguridad.

La encuesta fue realizada por la consultora Development Dimensions International Inc. a cerca de 1000 gerentes de compañías de primer nivel y arrojó el siguiente estimado: el 72% de los consultados respondió que jamás había dudado de sí mismo y de su capacidad para manejar y dirigir a otros durante su primer año como gerente.

Los gerentes tampoco dudaron en calificarse como "fuertes" ante la consulta de cómo consideraban su desempeño en diversos campos como planificación, comunicación y capacidad de adaptación y decisión, entre otros.

De acuerdo a las estadísticas, los gerentes consideran al establecimiento de normas de trabajo como su mayor fortaleza.

Los atributos que consideraron sumamente necesarios a la hora de delegar tareas a los empleados fueron: entrenamiento y compromiso.

Jeffrey Pfeffer, profesor de Standford, analiza la situación de los gerentes en su libro Power y explica que gran parte de la alta autoestima que presentan los nuevos gerentes se explica en el hecho de que los empleados suelen halagarlos demasiado para crear una buena relación y congraciarse con ellos. Tal vez este exceso de halagos hace que los gerentes pierdan objetividad respecto de su desempeño y dejen pasar posibles errores.

Pfeffer agrega que no sólo en este ámbito las percepciones suelen ser fragmentadas, es decir, muchas personas pueden elegir escuchar lo bueno y hacer de cuenta que lo malo no existe o que las críticas son infundadas.

Al parecer el ego tiene doble filo, bien puede servir para desarrollar una carrera prestigiosa, pero también puede jugar una mala pasada impidiendo ver los errores y evitando la capacidad de mejorarlos y evolucionar realmente.

Puntaje: