(Andina). El presidente sudafricano, Jacob Zuma, llegó hoy a Libia para mediar en el conflicto entre el líder Muamar Gadafi y la insurgencia rebelde, en calidad de representante de la Unión Africana.

La visita a Trípoli del mandatario africano se produce tres días después de que los líderes del G-8 instasen a Gadafi a que abandone el poder.

Los analistas regionales consideran que sus perspectivas de éxito son reducidas, dado que los rebeldes insisten en la dimisión de Gadafi y en su procesamiento judicial.

Según el gobierno sudafricano, los objetivos de la visita de Zuma incluyen la negociación de un alto el fuego inmediato, permitir la distribución de ayuda humanitaria a la población y la puesta en marcha de las reformas que eliminen las causas del conflicto.

La oficina del presidente Zuma rechazó ayer las informaciones de que el viaje se centrase en una estrategia para conseguir la salida de Gadafi del poder y señaló que la visita se enmarca en los esfuerzos de la Unión Africana (UA) para poner fin al conflicto.

Según la televisión libia, Zuma abordará la implementación de la "hoja de ruta" de la UA para la paz.

El presidente sudafricano no fue recibido por Gadafi en el aeropuerto y en su lugar acudió el jefe de gobierno, Al Bahdadi al Mahmudi, y el ministro del Interior, Abdelati al Obeidi, informó la agencia de noticias DPA.

En la pista del terminal aéreo fue colocado una alfombra roja y un grupo de niños que coreaba "Queremos a Gadafi", mientras ondeaban banderas verdes del régimen y fotografías del coronel, informó por su parte la cadena televisiva Al Jazira.

Agregar comentario