El terremoto y el tsunami ocurridos el 11 de marzo del corriente en Japón, dejaron como saldo la muerte de cerca de 28.000 personas y un costo financiero de reconstrucción estimado en 300 billones de dólares, lo que lo convierte en el desastre más caro de la historia.

El ministro de Economía de Japón advirtió recientemente que el daño causado en el país, es probable que sea peor de lo que se pensó en principio, dado que la escasez de electricidad reduciría la producción fabril e interrumpiría las cadenas de suministro.

El gobernador del Banco de Japón dijo que la economía está en "estado grave", mientras que los banqueros centrales no están seguros de si los esfuerzos de reconstrucción pueden impulsar el crecimiento en el mediano plazo.

En otro orden de cosas, la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) dijo que la cantidad de radiación liberada en la atmósfera de la planta, fue alrededor del 10% por ciento de la liberada en Chernobyl.

"La radiación liberada en la atmósfera alcanzó su máximo entre el 15 y el 16 de marzo. La radiación aún está en libertad, pero la cantidad ahora se ha reducido considerablemente", dijo Nishiyama, de NISA.

Lam Ching-Wan, un patólogo de la Universidad de Hong Kong y miembro del Consejo Americano de Toxicología, dijo que este nivel de radiación es perjudicial.

"Significa que hay un daño para el suelo, los ecosistemas, el agua, los alimentos y las personas. Las personas reciben esta radiación. Usted no puede escapar de ella con sólo cerrar la ventana", dijo Lam.

Fuente: Reuters

Puntaje: