Crisis económica
Crisis económica

Se entiende por demografía a la ciencia que estudia a las poblaciones humanas, su estructura, dimensión y evolución inclusive. Así entendido, la demografía se preocupa de estudiar de forma estadística las leyes humanas y el cómo se rigen ciertos fenómenos según éstas. Bajo este enfoque, es posible aseverar que la economía de un determinado país está íntimamente ligado a la demografía del mismo, razón por la cual deberían ser - coincidentemente – más desarrollados los países con mayor población, pero ¿Es eso siempre así?

El director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, ha dicho que a la demografía nunca le han dado la importancia que tiene, por tratarse de un estudio a demasiado largo plazo, pero ¿Es importante para determinar el devenir económico de una nación? Una remembranza interesante es lo que ocurrió con China en el año 1300, quienes poseían una mayor población que toda Europa, con tecnología que también superaba al viejo continente, pero ¿Sirvió para marcar superioridad? China desperdició su oportunidad y en 1850 quedó relegada por una Europa ascendente que realzo gracias a la Revolución Industrial.

La relación de la economía y la demografía no deja de ser interesante si se toma como ejemplo también a Japón, país que en cuarenta años más perderá a 30 millones de personas que hoy forman parte de la edad “productiva”, y como la tasa de natalidad es demasiado baja, el resultado no es alentador.

Las políticas de “hijo único” en China provocaran una disminución importante en los próximos 15 años, y es que la estrategia del gran país asiático es aumentar las ganancias de sus habitantes, pero ¿Se modificó algún factor económico directamente? No, sólo se afecto el aspecto demográfico.

¿Qué pasará con la economía mundial? ¿Seguirán las actúales potencias en el sitial que ostentan dentro de cincuenta años? La respuesta es relativa, ya que las estadísticas dejan en claro que, de continuar la tendencia actual en China según la ONU, el 2050 tendrán 100 millones de trabajadores menos, mientras que la siempre impactante India aumentará su población en 300 millones. Estados Unidos por su parte se beneficia de una situación interesante, ya que el 2050 dispondrá de 35 millones de nuevos trabajadores y goza de una población más joven que sus competidores clásicos (Japón y Europa) al disfrutar de una tasa de natalidad más alta.

Hay quienes hoy en día no piensan en “muchas personas”, sino en “muchas ideas”, por ello se cree que el rol de Internet en los próximos años y decenios será tan fundamental, que ya no habrá más superpotencias aisladas, sino que por el contrario muchos serán beneficiados por las ideas de los países numerosos. Aunque es importante tener una cierta cantidad de personas en edad “activa”, los costos ambientales son altos, y es menester de cada quien administrar las políticas de natalidad para que no hay un descontrol en el futuro (caso de China).

De la teoría a la práctica, si se considera que China ya casi dispone de la población de Estados Unidos, Europa y Japón juntas - según Chad Jones y Paul Romer (economistas de la Universidad de Stanford) - fácilmente en unos años tendría la capacidad de gozar con el doble de investigadores o científicos disponibles para nuevos avances tecnológicos ¿Se trata entonces el avance de una cuestión estadística?

El progreso no es lo único que se relaciona o vincula con la demografía, sino que también lo hace la propia vida de las personas, pues por una cuestión económica verán los europeos y japoneses coartadas sus vacaciones y deberán retrasar su jubilación ¿La razón? Hoy uno de cada cinco tienen más de 65 años (Japón y Europa), el 2050 será uno de cada tres y por ende tendrán que trabajar para mantener a sus ancianos.

Puntaje: