Los ministros representantes de Finanzas en la Eurozona analizaron los planes para añadir reformas fiscales a todos los países miembros, donde destacan las exigencias para España.

El presidente del Eurogrupo Jean Claude Juncker, dejó en claro a los representantes de España que las medidas necesarias para evitar que la catástrofe empeore son profundas y drásticas, aunque éstas excederán el año 2011 al ser de tipo estructurales. De forma extraña, los cambios en las normativas laborales y de pensiones, son lo que más se le ha exigido al Estado español. El 15 de Junio, Elena Salgado –Vicepresidente del Gobierno y ministra de Economía-, tendrá que rendir un examen final en busca del apoyo del resto de países europeos.

Las propuestas expuestas por la representante de España implican un ahorro del 0,5% extra para este año, aumentándolo en el 2011 a un 1%. La propuesta incluyo los recortes salariales de los funcionarios del país hispano y el congelamiento de la gran mayoría de las pensiones, aunque la gente aún no se manifiesta.

El Fondo Monetario Internacional de alguna manera apunto a España con el dedo diciendo que “ciertos países del Euro, mantienen políticas fiscales insostenibles, amenazando así a la Unión Monetaria Europea como proyecto total”.

El fondo de rescate europeo está listo, 440.000 millones de euros son los que se tiene para los próximos tres años para garantizar a los Estados miembros. Más la incorporación de otros fondos, el total del valor dispuesto como garantía comunitaria es de 750.000 millones de euros, aunque los que opten por él tiene que reformar drásticamente su política fiscal.

La llamada Facilidad Europea de Estabilidad Financiera, está regulada por las normativas legales de Luxemburgo y está encargada su gestión al Banco Europeo de Inversiones.

Puntaje: