La economía brasilera, que viene creciendo de manera continua desde hace aproximadamente 10 años, no crecerá al mismo ritmo durante el 2011, cuando se espera que experimente una tasa del 4 al 5 por ciento anual.

Los inversores que intentan ingresar a esta sólida región latinoamericana tienen buenas oportunidades, sobre todo, en el ámbito de los mercados de consumo.

Estas opiniones se desprenden de economistas que participaron del panel "La B en BRIC", en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, que tuvo lugar en Sao Paulo.

"Cuando Brasil estaba creciendo a un 9 y 10 por ciento, estaba en una fase similar a la de algunos países en Asia, que era básicamente urbanización y mucha gente entrando al mercado laboral", declaró Joaquim Levy, jefe de Bradesco Asset Management.

Los economistas explican que este año no será posible repetir el magnífico crecimiento del 7,5 por ciento que experimentó Brasil a lo largo del 2010. Se trató de la tasa de crecimiento más alta en 24 años.

Los objetivos del gobierno deberán concentrarse en extender los puertos, arreglar las rutas y la red de ferrocarril, para poder impulsar debidamente la industria y las exportaciones.

Otro de los pasos a seguir por el gobierno de la presidente Dilma Rousseff es disminuir los costos laborales y la carga de impuestos de las compañías, opinó Luiz Fernando Figueiredo, socio de Maua Sekular Investimentos.

Finalmente, Ilan Goldfajn, economista del Itaú Unibanco, declaró: "Si haces un pronóstico para los próximos cinco años, llegas a la conclusión de que a la tasa actual vas a incorporar a otros 27 millones de nuevos consumidores. Por lo tanto, esta es una nueva era, consumo doméstico".

Fuente: Reuters

Agregar comentario