América Latina, cuyo pasado ha visto al crecimiento de la región en momentos difíciles, se está preparando para una nueva era en la que otras y grandes economías dependerán de la riqueza de sus tierras.

Sin embargo, una de las principales preocupaciones de la región es iniciar un crecimiento desequilibrado, es decir, experimentar un crecimiento favorable solo en algunos sectores y no en otros.

En la reunión anual de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo, las autoridades latinoamericanas dijeron que lucharán contra el "síndrome holandés", llamado de ese modo luego del daño que sufrió el sector manufacturero de Holanda en el contexto del éxito de la exportación de petróleo y gas.

El ministro de Finanzas de Colombia, Juan Carlos Echeverry, declaró en una entrevista que "el desafío para los próximos 10 años en América Latina, y en Colombia, en particular, consiste en hallar la forma de lograr un crecimiento equilibrado".

Por estos días se habla de la "década latinoamericana", llamada así debido al crecimiento inesperado que ha experimentado la región a lo largo de los últimos 15 años. Entre los años 2002 y 2010, cerca de 40 millones de latinoamericanos pudieron salir del estado de pobreza.

A lo largo de 2011, se espera que las economías latinoamericanas puedan crecer, aproximadamente, un 4,5%.

El incremento de los flujos de capital que están ingresando a la región, ha hecho que algunos gobiernos impongan barreras a tales ingresos, algo que fue largamente debatido en las reuniones de autoridades. Sin embargo, el director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, dijo que los controles pueden ser útiles en ciertos casos.

Los temas destacados que hacen al desarrollo de la región, se tratarán en la próxima reunión del BID, que se realizará en Uruguay.

Fuente: Wall Street Journal

Agregar comentario