El Banco Central de Reservas de México incrementó sus reservas de oro en abril tras comprar 190.00 onzas troy finas del metal precioso, lo que equivaldría a 5,9 toneladas, incrementando las reservas del banco a 3,41 millones de onzas troy finas de oro.

A principios de 2011, ejecutivos del Banco decidieron incrementar las reservas a 100,15 toneladas de un total a fines de enero de 6,84 toneladas, representando la mayor adquisición de dicho metal precioso por parte de un país en el mundo en los últimos 10 años.

Esta movida por parte del gobierno mexicano prevé que el país centroamericano reduzca su exposición frente al dólar estadunidense cada vez más deteriorado, y mantenga un activo de alta liquidez que podría ser usado en caso de ajustes fiscales o saneamiento de la economía.

Agregar comentario