Enfrentamientos entre el gobierno y la oposición, podrían causar incertidumbre a inversores y empresarios

De darse una victoria republicana en las elecciones legislativas de hoy, los choques y diferencias entre el gobierno y los opositores podrían producir un estancamiento y un freno a las leyes propuestas para palear el desempleo y el lento y retardado crecimiento económico.

La división parlamentaria en temas como la salud, el déficit, los impuestos y las finanzas, puede traer como consecuencia inmediata un clima de incertidumbre para las empresas y los inversionistas.

Brian Gardner, analista financiero de la firma Keefe, Bruyette y Woods, afirmó: "Esperamos una enorme parálisis y poca colaboración".

En otras oportunidades también se ha vivido ese posible escenario, no obstante, la actual situación agravaría el enfrentamiento entre la Casa Blanca y un Congreso de mayoría republicana.

En un documento titulado “Promesas a Estados Unidos”, el partido republicano plantea su oposición al presidente Obama, en materia de gastos por concepto de estímulos a la economía. En otras palabras, el plan del mandatario de emplear 50.000 millones de dólares en la construcción de carreteras, vías ferroviarias y aeropuertos, es poco probable que tenga futuro. Además, habrá oposición a la extensión de beneficios a los desempleados que suman más de 6 millones, así como otros gastos del presupuesto.

El republicano Kevin Brady, representante de mayor jerarquía en la Comisión Económica Conjunta del Congreso, explicó que su partido tratará de reemplazar "la tormenta de reglas nuevas a través del Congreso, por un clima de regulaciones más razonable".

Asimismo, los republicanos prometen revertir la controvertida reforma al sistema de salud que presentó Obama, así como minimizar los efectos de las leyes financieras aprobadas recientemente por los demócratas.

Agregar comentario