La Reserva Federal podría tomar nuevas medidas para incentivar el crecimiento económico de Estados Unidos, aunque la opinión es dividida respecto de cuándo hacerlo.

La economía en Estados Unidos ya no está en recesión, pero se necesita urgentemente incentivar su crecimiento, para ello la Reserva Federal debate la posibilidad de implementar nuevas medidas. Esta posibilidad se enfrenta a una opinión dividida por parte de los banqueros, puesto que el grado de debilidad de la economía no es claro y cualquier medida económica equivocada puede acarrear efectos insospechados.

El Banco Central ha dicho en repetidas ocasiones que está listo para reaccionar en el momento en que sea preciso hacerlo, sin embargo, la debilidad del sistema financiero debe dar más muestras de las que hoy pueden verse para que se asuman nuevas medidas que impulsen la economía, por esta razón la posibilidad de anunciar la compra de bonos por parte de la FED (Federal Reserve System), es improbable.

El problema al que se enfrenta la FED actualmente está en que no sabe si debe comenzar un nuevo programa para la compra de activos, pues se volvería a incrementar la deuda que actualmente se posee (más de $2 billones), y no se tiene certeza real de la necesidad de una maniobra como ésta. Hay que recordar que la Reserva Federal utilizó este sistema para combatir la recesión, donde comenzó con un recorte en las tasas de interés – cercano al 0% - y luego se compro una gran cantidad en deuda de valores, los que fueron en su momento garantizados por hipotecas.

La próxima reunión se llevará a cabo el 2 y 3 de noviembre, pero según comentó un ex gobernador perteneciente al directorio de la FED, Laurence Meyer, es de esperarse que las medidas sean tomadas en noviembre. El problema para Estados Unidos no está en el nivel de ventas de minoristas (el que creció más de lo pensado), sino que en la restricción de los consumidores al lidiar con un desempleo que llega a tasas del 10%.

La opinión es dividida respecto de las medidas que deben tomarse, así mientras el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke cree que la compra de bonos del Tesoro Estadounidense es una solución interesante, Janet Yellen – presidenta del Banco Central de San Francisco – opta por la compra de bonos simplemente. Thomas Hoening, presidente del Banco Central en Kansas City, no cree en la compra de nuevos activos, pues dice podría ocasionar una inflación por el aumento del capital circulante.

Agregar comentario