Foto de Carolina Velasco

Informe económico mundial: Las apuestas de la especulación

Economia en el mundo

Resulta ciertamente complejo abordar la situación económica mundial actual sin caer en una delicada tela de araña que nos acaba envolviendo. Este tipo de informes, análisis y evaluaciones permanentes de la situación económica que, tienen como objetivo convencernos de la necesidad de efectuar cambios drásticos y estructurales y, de hacerlo ¡Ya!... terminan convirtiéndose en un baile de datos, cifras y números en los que subyace la incertidumbre y por lo tanto –como en todos los procesos de cambios drásticos- el temor.

Y, no es para menos, aunque no debemos olvidar la oportunidad oculta tras la crisis ... al menos siendo testigos del nuevo ciclo económico que, hemos tenido la suerte de vivir. Una suerte de verdad, si tenemos en cuenta que el mundo que resulte de esta crisis, será el que vivan las generaciones futuras, es bueno ser conscientes del mundo que les dejaremos.

Los bancos, especulando con las personas en los mercados

Las entidades financiaras, el sistema financiero que ostenta el poder hegemónico de ser el responsable del “orden económico” y por lo tanto el funcionamiento de los sistemas y el equilibrio de las sociedades, juegan a la especulación en los mercados. Apuestan y vuelven a apostar con los dos billones que les han concedido para minimizar el impacto de la crisis y, lo que es más importante y casi olvidado; garantizar la continuidad del orden y el bienestar social, pero ellos han descubierto que, con una buena mano todo el mundo gana, y que la especulación en los mercados, calma los niveles de ansiedad y sacia su sed de ambición sin fin…

Quizá, sólo quizá… vengan buenas “tendencias alcistas” como dirían los grandes brokers y, la cuenta de resultados pueda ser mayor que la de la competencia, la captación más elevada y… el poder aún mas grande ¿Qué hay más maravilloso que mover los hilos del destino de las economías mundiales?

La crisis, una gran excusa

Hace años que Estados Unidos presenta descensos constantes de la partida del PIB de las manufacturas, la economía no crece y el endeudamiento público es elevado. Hace años que Estados Unidos se convirtió en una sociedad des-industrializada quedando tras la estela de Japón y algunas partes de Europa.

Cambia la situación económica

Muchos analistas consideran a la crisis como el momento final de la crisis de las sociedades y el inicio de un nuevo ciclo económico.

Resulta sorprendente el análisis de la crisis global del siglo XXI a la inversa. El cómo partir de la premisa que la crisis se inició con el auge de la especulación, la ambición, el poder, la falta de valores, la ausencia de compromiso y la pérdida de la razón de existir de gobiernos, organismos y… sistemas financieros.

Si partimos de esa premisa y llegamos a al crisis como punto final, como punto de explosión de las economías y el inicio del camino al nuevo equilibrio, podremos darnos cuenta que si existen señales de este cambio. ¿Qué es hoy Estados Unidos sino un productor de divisa?.. ¿Cual es la producción eficiente del país?… quizá de ahí salga un 10% de desempleo estructural con el que Estados Unidos va a tener que aprender a convivir en este nuevo ciclo económico.

A vueltas por el mundo…

Sin emgargo, en este nuevo modelo económico y en la parte más tangencial del poder como eje central del cambio, nos encontramos con unas consolidadas y crecientes economías emergentes. China crece en términos de importación en los Estados Unidos lo que perjudica -también por efecto dominó- a países de La Unión Europea.

Los estandartes que se caen en economía

Existen cuatro preceptos básicos de los sistemas económicos que agonizan que son la clave para entender el estado actual de las economías.

  1. La generación de riqueza en el corto plazo basado en la producción de un bien o servicio sin utilidad y a través de la creación de fábricas en países extranjeros para minimizar el impacto de la mano de obra y los proveedores
  2. Exención de impuestos sobre las ganancias para las empresas importadoras de los productos que generan
  3. Estímulo del consumo sin descanso como potenciador de la demanda y, por lo tanto de la riqueza
  4. Ignorar permanentemente el endeudamiento del consumidor final

Son los grandes errores en los que las economías incurrieron en los años previos al estallido de la crisis y en los que, lamentablemente siguen incurriendo hoy.

La especulación sigue reinando subyacente o explícita en los gobiernos, los sistemas financieros, la economía sumergida, los temas de gran relevancia que llevan implícito la generación de riqueza –véase el asunto del cambio climático- y, es por esto que las políticas que un día actuaron como demoledoras del ahorro, reductoras del tejido empresarial y la destrucción sin descanso de puestos de trabajo, siguen operando bajo los mismos parámetros, en escenarios diferentes, estableciendo medidas parche que únicamente sirven para relajar los ánimos y mantener los niveles de confianza sin retrocesos.

Informe de situación económica

Unión Europea y Estados Unidos, puntos de encuentro

La crisis contempla situaciones homogéneas y estructurales en ambas economías; tasas de desempleo tan elevadas y tan estructurales que, según las proyecciones, nunca volverán a recuperarse los puestos de trabajo que, mes tras mes se destruyen. ¿La razón? La falta de especialización y la ausencia de incidencia del sector del que dependen en el nuevo ciclo económico y con los nuevos modelos productivos.

  • Las clases altas siguen beneficiadas, la especulación les mantiene en niveles óptimos de liquidez pero… las clases altas no generan consumo, no aportan mano de obra y no son parte de la generación de riqueza
  • El sistema financiero ha logrado endeudar por los próximos 30 o 40 años a los gobiernos
  • El nuevo modelo productivo, nada tiene que ver con la mano de obra mayoritaria en las economías. El 95% del desempleo actual en ambas economías, se relaciona directa o indirectamente con el mercado de la vivienda y su época esplendorosa
  • Los sistemas de protección social hacen aguas e inician una transición hacia el financiamiento privado de sanidad, pensiones, subvenciones… sin haber logrado estabilizar el equilibrio de la economía
  • Las medidas acometidas, se emplearon para mantener la especulación y, hoy las sociedades han cambiado las reglas del juego, familias y empresas no entran en la dinámica de reactivación económica perseguida y el ahorro familiar lidera la evolución económica
  • España, Grecia, Portugal, Reino Unido, viven momentos muy críticos en los que las opciones de recuperación tienden a cero y en las que existe un incierto futuro
  • Estados unidos se queda sin mayor estandarte frente a las economías emergentes, las apreciaciones del Yen y el Yuan así lo demuestran
  • Y, los grandes bancos de las sociedades desarrolladas ya no tienen liquidez para seguir especulando e irremediablemente tendrán que enfrentar las cifras camufladas y maquilladas, los impagos no reconocidos, las deudas asumidas y los créditos incobrables

Conclusiones

Paralelamente, la economía sumergida asciende a niveles históricos como respuesta a la forma en la que los gobiernos, los que ostentan el poder y quienes se crearon para garantizar el equilibrio de la economía, la justicia y el orden social y la protección de los ciudadanos, estrangularon a las sociedades.

La crisis supone un cambio. El cambio va más allá de nuevas políticas, nueva estructura económica, nuevo modelo productivo… el cambio supone un cambio de mentalidad, el abandono de la especulación y la impunidad y, la erradicación de la forma en la que las economías – en la figura de sus gobernantes, administraciones públicas y sistemas financieros- siguen jugando a apostar… eso sí, mientras las fichas… siguen siendo las personas.

Su voto: Ninguno Promedio: 4.5 (2 votos)
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.