Proyecciones mundiales

Diferentes objetivos finales arrojan resultados distintos en relación con las proyecciones económicas para el próximo ejercicio. Mientras una postura utópica busca ver que la situación podría quedar resuelta en el largo plazo y, una visión pesimista se torna catastrofista y sin sentido, existe una visión mucho más analítica de la situación, aquella en la que se parte de una premisa fundamental; las economías a nivel macro están aún en crisis.

La recesión global permanece en un nivel álgido pero con las sociedades habituadas -iniciándose en la innovación y la ruptura con lo establecido- que no es lo mismo que decir que la recesión global remite.

Y no es lo mismo, porque la situación de crisis no puede remitir mientras las tasas de desempleo, los niveles de endeudamiento y la falta de liquidez, sean la constante.

La situación actual que se vive a nivel global, se verá alterada parcialmente en momentos distintos del próximo año, mientras que en España en enero, comenzarán a resolverse varios cientos de expedientes de ejecución hipotecaria que esperan desde hace muchos meses por el colapso de la justicia, en Europa la fortaleza del euro, la inflación y la subida de tipos de interés marcarán el primer momento de cambio y, en Estados Unidos, la deuda será la constante.

Cifras y datos

Pero más allá del análisis puramente teórico, se pueden ver los datos concretos que se proyectan económicamente para 2010. El producto interior bruto mundial se acercará o situará en torno al 3%, las economías -mayoritariamente- crecerán un 1%, los países en desarrollo saldrán antes y con mayores niveles de crecimiento ya que no han enfrentado el colapso de sus sistemas financieros.

Para llegar esas cifras, el instrumento es la fiscalidad. Reformas fiscales con mayor costo y peso para el contribuyente que permitan reducir las deudas asumidas. .

En este escenario y con las economías en diferentes estados de recesión, la retirada de las ayudas de liquidez a los sistemas financieros por parte de los bancos centrales se convierte en un arma de doble filo. El desempleo seguirá aumentando, un desempleo de dos dígitos en prácticamente todos los países desarrollados; esto significa que se seguirá destruyendo tejido empresarial por lo que la competitividad seguirá reduciéndose.

Y, después de los datos en macro, analicemos los distintos escenarios a los que se enfrentan las economías en crisis.

  • Estados Unidos: Muchos Riesgos
  • Si bien la economía estadounidense presentó cifras positivas durante el tercer trimestre de 2009 y su tasa de crecimiento supone un 3,5% del PIB, el FMI pronostica nuevas caídas y crecimientos muy bajos. Tasas de desempleo por encima del 10%, inflación del 1,46% y déficit fiscal del 10% del PIB.

    Las tasas de desempleo provocadas por estas cifras, hacen inviable pensar en crecimientos sostenidos en la economía estadounidense, al menos, la primera mitad de 2010.

  • Europa, más de lo mismo
  • Sí, la economía en la Zona Euro no experimentará grandes cambios a la situación actual, 16 países ya están creciendo nuevamente y 4 de ellos se encuentran en situaciones muy complejas. Aunque durante el tercer trimestre de 2009, el PIB de la Zona Euro crecía un 0,4%, el riesgo se encuentra en los datos de las economías aún en recesión, la delicada situación de Irlanda, España y Grecia llevará a la Zona Euro a acumular un nivel de desempleo cercano al 12% y la inflación se situará en el 0,8%. Y todo esto durante 2010.

    El mayor riesgo se encuentra en la pérdida de la competitividad, la delicada situación de las economías aún en recesión y la imperiosa necesidad de evitar a toda costa nuevas crisis provocadas por los sistemas financieros.

  • China
  • El dragón asiático comenzó a repuntar antes, ya en el segundo semestre de 2009, China comenzó a presentar datos positivos. Las previsiones de crecimiento del FMI -Fondo Monetario Internacional- para China arrojan datos del 9% de crecimiento.

    Pocos riesgos para una economía con reforma fiscal de 2008 y medidas de carácter interno para garantizar la producción y consumo internos y blindarse frente a la crisis.

    China es el principal exportador mundial, la caída de la demanda global –nuevamente- podría debilitar la recuperación del país a través del incremento de la inflación.

    China es la economía más avanzada en términos de recuperación económica.

Conclusiones

Las economías globales están muy damnificadas, los flujos especulativos subyacentes, el exceso de poder, la ambición, la falta de ética y las medidas parche, pasarán factura tarde o temprano. Esta crisis está pidiendo a gritos que las sociedades tengan presente lo que es importante, que cuanto más tiempo permanezcamos en crisis, menor será el daño que le hagamos al planeta y que, si somos incapaces de adoptar medidas para frenar voluntariamente el cambio climático y, si somos incapaces de eliminar la especulación y el abuso de los hábitos de convivencia, no seremos capaces de salir de la crisis.

Puntaje: