Situación de la economía para el 2011

Un curioso indicador acaba de reflejar la situación económica de este año que termina: la empresa Merriam-Webster, especializada en diccionarios, indicó que la palabra austeridad fue el término más buscado, luego de la crisis financiera mundial. Y al parecer, esta condición seguirá plenamente vigente para el 2011, marcando las políticas públicas y las planificaciones empresariales en el ámbito mundial.

Muchos países europeos ya han anunciado medidas concretas, como el caso de Portugal, con un recorte del 5% en los sueldos del sector público, y de España, que redujo 7,9% el gasto público. Estados Unidos, entre tanto, continúa con sus propios problemas presupuestarios, no obstante, la situación financiera se presenta mucho más sólida que en Europa, sin llegar aun a normalizar aspectos como la ocupación laboral.

Un estudio de la Asociación Nacional de Economía de Negocios (NABE), indica que el próximo año cerrará seguramente con un crecimiento del 2,7%, mostrando una leve expansión, sin embargo, la deuda, el desempleo y la pérdida de riqueza continúan retardando la plena recuperación.

Fortalecimiento del G-20

Según los análisis realizados por el Fondo Monetario Internacional, son las economías emergentes las que están avanzando, con una proyección para el próximo año de un 6,4%, cifra tres veces mayor que las de las naciones cuyo desarrollo está plenamente consolidado. La marcada incidencia de India, Brasil y China en el mercado global, es lo que ha fortalecido el crecimiento de los países europeos, Japón y Estados Unidos.

Medidas extremas

Por su parte, España está comenzando a implementar un ajuste sin precedentes en el gasto público, con la meta de ahorrar 18.000 millones de euros adicionales para descender hasta un 6% el déficit, que llegó al 11,2% del PIB. Los recortes apuntan al gasto social y los programas educativos y sanitarios.

En América Latina, algunos países comienzan a tomar medidas para “blindar” su economía, tal es el caso de México, que ajusta controles en torno a cuatro aspectos: seguros contra la caída de los precios del petróleo, emisiones de deuda, apuntalamiento de las reservas para atender desastres naturales y renovación del crédito con el Fondo Monetario Internacional.

Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Colombia y otros países de la región, continúan recuperándose y tratando de alcanzar niveles anteriores a la crisis, pero es una recuperación sin inversiones y al límite de la capacidad productiva. Sin embargo, los pronósticos son optimistas, pero los especialistas recomiendan no perder de vista factores como la inflación, las tarifas artificiales de servicios que gozan de subsidios, el desempleo y la falta de financiamiento para inversiones.

El desempleo es determinante

Según la Organización de Naciones Unidas, ONU: "La recuperación de la economía mundial viene perdiendo impulso desde mediados de año, y para el 2011 se espera un crecimiento más débil". Entre las causas, el organismo señala la incapacidad de los países para coordinar y controlar sus políticas monetarias.

Sin embargo, para el organismo la falta de empleos es el punto más vulnerable de una cadena de factores que influyen en la recuperación económica, además de la volatilidad de las monedas, que genera incertidumbre en los mercados.

"El espíritu de cooperación entre naciones desarrolladas se está perdiendo, y por ende, afectando la respuesta a la crisis. Si alguno de los riesgo latentes se concreta, podría presentarse una nueva recesión en Japón, Estados Unidos y Europa", concluyo el análisis que es solo un anticipo del informe económico final de la organización.

Puntaje: