El gobierno chino se encuentra en pleno movimiento para liberar al yuan de una paridad con el dólar y así contribuir a que la moneda china suba. Este movimiento mantiene ocupado al gobierno pero preocupa a los exportadores.

"Estoy seguro de que la nueva política de las autoridades chinas dará lugar a la revaluación del yuan", aseguró Dominique Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional.

La política de China de mantener el yuan artificialmente débil, fue sumamente criticada y se dice que Beijing está manteniendo una ventaja artificial en el comercio internacional a costa de puestos de trabajo en los países consumidores.

Frente a las críticas y declaraciones adversas, Dominique Strauss-Kahn aseguró que se trata de una política de exclusivo interés de China y que otros países no deben usar la revaluación del yuan para ocultar sus propios problemas.

Ante esta situación, crece la preocupación entre los exportadores chinos. Una encuenta realizada recientemente por el Departamento de Comercio Exterior y Cooperación Económica del gobierno provincial de Guangdong, China, mostró que las empresas exportadoras de la provincia estaban luchando contra los costos de producción, sobre todo de la mano de obra, que aumentó notablemente este año.

Xu Weimin, presidente de Jiangsu Dongdu Textile Group Co., Ltd., aseguró: "Si el yuan aumenta en más del 5 por ciento, cerca de dos tercios de las empresas textiles se perderán".

Por lo pronto, el 8 de octubre del corriente, los ministros de Finanzas del Grupo de los Siete países más industrializados, se reunirán de manera informal en Washington, para debatir acerca de posibles depreciaciones de la moneda por parte de algunos países que podrían tratar de aumentar las exportaciones.

Puntaje: