En una jornada transcurrida con total normalidad, los neoyorquinos eligen entre premiar a Andrew Cuomo, demócrata y actual fiscal general, por una intachable carrera política, o a Carl Paladino, líder del republicano del Tea Party, considerado por muchos como homofóbico y sexista.

Los primeros sondeos indican que Cuomo llevaría la ventaja por amplia mayoría, pese a que Paladino ha logrado capturar gran parte de los votos, gracias a sus declaraciones y a su postura eminentemente en contra de la comunidad homosexual, así como la promoción que hace a favor de la construcción de un centro islámico en los alrededores de la Zona Cero en Manhattan.

Por su parte, Andrew Cuomo pertenece a una familia de tradición política, su padre, Mario Cuomo, fue gobernador de Nueva York, y la actual candidatura cuenta con el ex presidente Bill Clinton como figura de apoyo. El avance en los comicios podría traducirse en un futuro al frente de la gobernación de la Gran Manzana, en sustitución de David Paterson, actual gobernador. A su salida del centro de votación, Cuomo comentó: "Las encuestas son solo suposiciones, nadie sabe quién va a salir a votar y por eso es tan importante que se vote, para que la democracia funcione".

En cuanto a la representación nacional, los neoyorquinos deben escoger entre Kirstein Gillibrand, como sustituta de Hillary Clinton, y Charles Schumer, por el partido demócrata, y Joe DioGuardi y Jay Townsend, por los republicanos, además de 29 escaños que lleva Nueva York a la Cámara de Representantes.

En el ámbito estadal, se elegirá al fiscal general, el fiscal de cuentas y los representantes del parlamento estatal, que en la actualidad mantiene sus dos cámaras bajo control de los demócratas, para un total de 62 escaños en el Senado, y 150 en la Asamblea estatal, foco de atención y esfuerzo de los republicanos.

Puntaje: