Foto de Carolina Velasco

Coaching empresarial, evolución y modelos productivos

Algún surco neuronal nos impide plantearnos un cambio, una evolución si no es a partir de un momento crítico.
Coaching empresarial, evolucion y modelos productivos
Liderazgo, producción, gestión y objetivos...

Fascinante el mundo empresarial. Su vinculación y extensión a todos los ámbitos de la vida y la forma en la que se relacionan las máximas “causa–efecto” y “estímulo-respuesta”. Seres humanos disímiles, provenientes de culturas radicalmente opuestas y con ancestros sorprendentemente diferentes que conformaron el actual mapa geográfico, político, económico y social actual, viviendo las mismas situaciones, las mismas restricciones, los mismos retos, la misma… crisis. Fascinantes las extensiones de los métodos utilizados para incrementar la producción, la innovación, el desarrollo.

Tomemos como ejemplo el cambio climático, el maravilloso mundo de los recursos energéticos y su optimización, la forma en que, de forma inherente a la condición humana sea cual sea su origen y condición, sólo cuando todo falla y nos vemos contra las cuerdas se produce una reacción.

Curiosa forma de aprendizaje la de esta raza que conformamos, mamíferos en su más pura esencia que, avance tras avance y ciclo tras ciclo, nos dejamos siempre una asignatura pendiente… la evolución. No, ciertamente algún surco neuronal nos impide plantearnos un cambio, un paso de evolución.

Hoy parece que el planeta está al límite y que ha llegado ese momento en el que el cambio es inevitable, un cambio económico, social y… hasta climático ya es una realidad que debemos acometer.

La búsqueda del nuevo modelo productivo se convierte por lo tanto en un asunto primordial para la supervivencia en el que la clave se encuentra en ser capaces de dar el salto hacia el siguiente nivel en la evolución, humanos de raza 2.0 que se organicen, interactúen y acometan el cambio hacia el nuevo modelo productivo.

Y en este escenario, en este momento histórico, contamos con algunas herramientas nacidas de mentes iluminadas y analistas avanzados que, aprovechando las oportunidades inmersas en cualquier crisis, promulgan, promueven y nos muestran las virtudes de conceptos como el coaching empresarial, innovador, destinado a la producción, potenciador de la responsabilidad social empresarial y aplicable, desde el ámbito económico hasta el cambio climático.

¿Qué es el coaching empresarial?

La mejor definición que puede dársele, es la del procedimiento operativo a seguir cuando todo lo anterior ha dejado de funcionar. Sí, el coaching empresarial es nuestro plan de contingencia. Nos muestra el camino a seguir para aceptar la situación, recuperar la confianza, soñar con un nuevo comienzo y finalmente, renovarse y comenzar a caminar de nuevo. Liderazgo, producción, gestión y objetivos. Un nuevo comienzo, un nuevo punto de partida, un generador de nuevas vibraciones y nueva energía.

Claro que en un momento como el actual las sociedades en su conjunto necesitan mucho coaching empresarial, sin ninguna duda estamos ante el renovarse o morir y si, como es de esperar, optamos por la primera opción tendremos mucho ganado ya que la renovación en si misma implica producción nueva.

No quedan muchas alternativas

Económica, social e intelectualmente o nos renovamos o formaremos parte del porcentaje que, por excusión, se quedará en el camino. Es curioso como el coaching empresarial, íntimamente relacionado al “business” se elabora con las mismas premisas que los procesos de duelo por pérdida. Negación, rabia, aceptación, cambio, nuevo comienzo.

Aceptando el cambio seremos capaces de poner delante nuestro las opciones con las que contamos, las fortalezas que la crisis nos aporta, la utilización óptima de las nuevas herramientas, con el objetivo de volver a producir, producir de forma sostenida y sustentable, desde los rescoldos de la crisis, desde dentro hacia fuera, desde la pérdida a la nueva generación, desde la pasividad al cambio climático, desde nosotros mismos hacia la sociedad.

Transformación y supervivencia

Algas marinas que evolucionan y optimizan logrando dar calor en los edificios neurálgicos de negocios en Hong Kong, microrredes que se transforman y generan energía para calentar un edificio todo un invierno, son ejemplos de lo que se puede lograr aceptando, transformando y optimizando a todos los niveles, desde el desempleo a los modelos productivos, desde el endeudamiento hasta el ahorro, desde la especulación a la vuelta a los valores necesarios para vivir en sociedad, desde la pasividad al cambio climático. Si no nos hacemos responsables una vez por todas de la necesidad imperiosa de repartir y producir en pos de la generación de riqueza necesaria para el planeta… simplemente nos extinguiremos.

En este sentido, los humanos 2.0, los humanos “coach” tenemos grandes retos por delante, retos que anuncian un nuevo avance en la escala evolutiva, una renovación en la energía y, ¿qué somos los seres humanos sino energía?

La única forma de acometer las crisis y sus efectos colaterales asi como todo lo necesario para generar un nuevo comienzo está en la energía, causalidad entre cambio climático y seres humanos, renovando nuestra tierra, transformando, creando, creciendo… evolucionando.

Sin votos aún
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.