Un reciente estudio realizado por la prestigiosa Universidad de Harvard, recomienda a todos los postulantes ser elocuentes en las entrevistas laborales, es decir, si hay alguna pregunta que no pueden responder, pues, que no se note.

Es posible dejar una mejor impresión ante los entrevistadores si se mantiene una posición segura, un diálogo elocuente, que deje fuera las expresiones de duda o pensamiento.

Dos investigadores de Harvard descubrieron que una persona gusta más a su audiencia, mientras más articulada sea. Para llegar a esta conclusión, los estudiosos trabajaron con tres videos de un político participando en un debate: en el primer video el candidato respondía a la pregunta de manera directa y bien; en el segundo video, respondía casi lo mismo que en el anterior; y en el tercero, respondía de forma directa pero desarticulada.

Lo curioso del caso, es que la audiencia de los 3 videos no notó que las dos primeras respuestas fueron casi idénticas, sino que llanamente reaccionó frente al tercer video, que no resultó nada bien dado que el candidato respondió de manera desarticulada y dubitativa.

Luego de arribar a este resultado, los investigadores de Harvard dicen a los postulantes que los entrevistadores no recordarán si se evitó una pregunta, siempre y cuando se haga con elocuencia. Pareciera que prima el estilo por sobre la sustancia, dado que las personas siempre confian en aquellos que parecen saber lo que hacen, por más que no lo sepan.

No se trata de convertirse en un mentiroso patológico, sino de aprender a incorporar la calma, la seguridad y la elegancia al momento de responder cualquier tipo de pregunta.

Hay que pensar muy bien lo que se va a decir antes de responder, y hacerlo pausadamente, modular bien, y ejercitar la dicción. Incluso si se está al tanto de las preguntas que se harán en la entrevista, pues no está de más ensayar algunas respuestas.

Agregar comentario