Sobran las razones para que las empresas asuman el compromiso de implementar políticas con sentido social: proyectarse a la comunidad, mejorar la imagen corporativa, sintonizarse con la ecología o ganar dividendos aportando soluciones, entre muchas otras

Responsabilidad social empresarial

Su práctica tal como se conoce en la actualidad, se ubica a partir de la década de los 80', con la irrupción en los niveles gerenciales, de una generación de relevo cargada de ideas innovadoras y una filosofía de vida basada en una nueva realidad. Problemas como la pobreza extrema, el cambio climático, y los desajustes sociales, determinaron que las organizaciones corporativas, asumieran una cuota de responsabilidad ante este panorama.

Gracias a este impulso renovador, se diseñó un perfil diferente para los negocios: la contribución activa, solidaria y voluntaria, al mejoramiento de la calidad de vida, aumentando la competitividad y el valor añadido.

Con una plataforma de management que incluye estrategias y sistemas conjuntos de gestión, hoy las empresas procuran una visión económica, ambiental y social integrada y productiva.

Antecedentes

Muchos factores influyeron para que aparecieran las primeras señales de la RSE. Con la llegada de la revolución industrial, a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, en Estados Unidos y muchos países de Europa, surgieron grandes empresas y fortunas, cuyos propietarios motivados por diversos intereses, efectuaban donaciones a causas humanitarias y sociales, como fundación de universidades, aportes a la beneficencia pública o impulso de actividades artísticas, en lo que se denominó entonces filantropía empresarial.

Con el avance y desarrollo de las actividades productivas, surgió el movimiento cooperativista que pretendía establecer un equilibrio entre las ganancias empresariales y los principios elementales de apoyo colectivo y de justicia social, basándose principalmente en valores de solidaridad y equidad. Con la gran depresión de los años 30', surgieron nuevas manifestaciones de estos movimientos, y posteriormente, la creación de la Organización de Naciones Unidas, constituyó la plataforma desde la cual se impulsó una mayor y más clara conciencia social.

A partir de entonces, el nacimiento de organizaciones y movimientos mundiales como Amnistía Internacional, Greenpeace, Transparencia Internacional, entre otros, y la formalización de políticas y leyes, han sentado las bases para el surgimiento y consolidación de la RSE.

Filosofía

La esencia y punto de partida de una gestión social responsable, es la concepción misma que nace de principios fundamentales, del sentido de supervivencia organizativa, y de la necesidad de llevar a cabo acciones que promuevan el desarrollo y protección de la sociedad en general. Es una manera de relacionarse con el entorno, los trabajadores, las comunidades, al tiempo que se concilian las metas de productividad, y pueden quedar claramente expresadas en la misión y visión de la empresa.

¿Cómo se implementa la RSE?

Es fundamental que la empresa determine cuál es el ámbito de acción que le corresponde, y que viene dado por el tipo de actividades que realiza, luego de lo cual diseñará e implementará las políticas, prácticas y programas correspondientes.

Le corresponde a la alta gerencia dar estos pasos, procurando que no sean acciones puntuales y esporádicas, sino parte del plan estratégico de todas las operaciones, con su respectivo espacio de seguimiento y control. La manera más expedita será involucrarse directamente para conocer y analizar la problemática y luego comprometerse con el aporte y la solución.

A partir de este punto serán los mandos medios y el conglomerado de recursos humanos, quienes se encargarán de poner en práctica los planes diseñados para el efectivo ejercicio de la RSE.

Áreas de influencia

Las principales áreas para aplicar una eficiente labor de RSE, son:

Internas

  • Desde la misión y visión
  • En el entorno laboral y los recursos humanos

Externas

  • Problemática medioambiental
  • Desarrollo de la comunidad
  • Apoyo a grupos de interés

Materia dinámica

La RSE es parte plenamente institucionalizada de las empresas y organizaciones en todo el planeta, y sus logros se materializan cada día en políticas, publicaciones, leyes y ordenanzas, acciones efectivas, y toda clase de iniciativas que comienzan a dar sus frutos.
Sin embargo, esta no es una materia estática, tiene que ser permanentemente revisada, pues las estructuras, las políticas y las necesidades locales y globales, también están en permanente cambio.

Agregar comentario