Comprar una casa
Comprar una casa

El 31% de los compradores de casas nuevas son personas individuales, y de éstos la mayoría son hombres solteros. Con este índice, una de las primeras cosas que hay que tener presente es el calcular bien si se puede afrontar la compra de la casa con el salario que se tiene, si no se puede poner el 20% de la misma con tranquilidad, entonces es mejor desistir del sueño de una casa lujosa. Quienes compren a muchos años, tienen que considerar las variaciones en las tasas que se aplican, por lo que puede convenir una hipoteca de tasa fija.

Con los tiempos que corren comprar una casa puede ser una pesadilla más que un sueño, sin embargo, en caso de poder hacerlo es una de las mejores decisiones que pueden tomarse al largo plazo en términos de inversión. Lo que si hay que tener en cuenta, es que se pueda pagar el dividendo mensualmente sin problemas, de otra forma se correrá el riesgo de perder la propiedad por un remate del banco como le ha ocurrido a muchos propietarios actuales.

El pago inicial es una cosa, y lo que podemos pagar mensualmente una muy distinta, por ello hay que tener conciencia de que la ambición de comprar una hermosa casa no siempre se condice con el tamaño de la billetera que administramos. ¿Quieres una casa? La clave está en comprarla de forma segura, sana e inteligente y por ello no se debe partir de la base de un ingreso combinado, sino del propio ingreso.

1

Paga la casa con tu sueldo

Aunque muchos no lo crean así, una casa puede pagarse con el ingreso de una sola persona, y ello se ratifica con el creciente porcentaje de solteros que compran casa por sí solos, prescindiendo totalmente de un cónyuge o pareja. Cuando se pacta el pago de dividendos se tiene que calcular qué pasa si quedamos cesantes, si hay o no un fondo de emergencia disponible y cómo actúa el banco que nos ofrece el crédito hipotecario.

2

Cuidado con el pago inicial

El pago inicial es crucial, por lo que muchas veces conviene dar el 20% por adelantado, ello quiere decir que si tenemos un inmueble de $300.000 tenemos que costear $60.000 de inmediato, pero ¿Qué ganamos con esto? Primero protegemos nuestra inversión de la baja en el mercado, optamos por una tasa de interés más baja y con ello disfrutamos un dividendo más bajo. Si no somos capaces de poner el 20% con tranquilidad, mejor olvidémonos de comprar ese inmueble.

3

Siempre un 20% menos que el banco

Otro consejo muy preciado es comprar un inmueble que tenga un precio siempre un 20% menor a lo que el banco se ofrece a prestarnos, ya que con ello nos aseguramos de no tener problemas según el cálculo bancario siempre conveniente para él. Recuerda que las entidades bancarias no velan por nuestros intereses, no te dejes engañar por su publicidad… vela por tu tranquilidad.

4

Tasa fija en hipotecas de 20 ó 30 años

Lo mejor a la hora de elegir una hipoteca es optar por las de tasas fijas, pues nos evitamos costos o ajustes propios del movimiento del mercado que pueden jugarnos una mala pasada. De esta forma se hace más fácil el poder hacerse cargo del dividendo con el sueldo que uno mismo recibe (sin pedir ayuda). Quienes busquen casa o departamento ahora, elijan tasa fija y vivan tranquilos los próximos 15 ó 20 años.

Puntaje: