Un estudio reciente publicado en el Journal of Applied Psychology asegura que las personas que hacen frente a los conflictos laborales y familiares y buscan diversas fuentes para solucionar sus problemas, experimentan más estrés que las personas haraganas.

Es decir que las personas más vagas y relajadas tienen un mejor manejo del estrés que los buscavidas.

Los investigadores estudiaron a 193 personas que combinaban el trabajo y los estudios universitarios con los deberes familiares y llegaron a la conclusión de que aquellas personas que en lugar de enfrentar sus problemas inmediatamente, por ejemplo, se acuestan a tomar una siesta, llevan mejor los conflictos de la vida y parecen tener más energía.

Tracy Hecht de Concordia University y Julie M. McCarthy de la University of Toronto, dicen que evitar los problemas en el corto plazo o desconectarse del estrés de manera temporal, realmente puede ayudar a llevar adelante los problemas de la vida cotidiana.

En otra búsqueda del caso, los investigadores descubrieron que las personas que buscan a otras personas para brindarles apoyo emocional también experimentan más estrés. "Puede ser que sus esfuerzos extra de dedicar tiempo a otras funciones, aumente su tendencia a experimentar los conflictos", dicen los investigadores.

Parece ser que el desafío pasa por intentar tomarse con calma los problemas derivados del trabajo, el estudio y la vida familiar, intentando buscar una solución, no inmediatamente, sino con calma.

Tal vez sea de utilidad aprender de algunas personas la capacidad que tienen para reaccionar con calma y pensar la manera de solucionar las cosas, en otro momento no muy lejano.

Agregar comentario