Si no termina de decidirse entre estas dos opciones, tome en consideración las siguientes observaciones que pueden ayudarlo a definir qué es lo que más le conviene

¿Vender o alquilar su casa?

Muchas personas deciden alquilar una propiedad que poseen, en lugar de venderla, por diversas razones; quizás el mercado esté saturado y los precios bajos, entonces cabe esperar que las condiciones mejoren, y poder así pedir un precio más alto. Siempre hay personas que necesitan residir en un lugar temporalmente, mientras concluyen estudios, o trabajan en la zona, por lo que alquilar por un tiempo puede ser una buena opción.
Sin embargo, antes de tomar una decisión definitiva, es bueno analizar la situación y considerar las condiciones financieras que se dan en cada caso, sea venta o alquiler.

Estas son algunas de esas condiciones:

En caso de vender

El fisco le ofrece una generosa rebaja en los impuestos, si ha vivido en su casa los últimos cinco años. Las parejas casadas que declaran la venta conjuntamente, pueden tener hasta 500.000,00 dólares de ganancia en capitales libres de impuestos, entre tanto, los solteros pueden disfrutar de 250.000,00 dólares por el mismo concepto.

Las personas que piensan alquilar solamente por uno o dos años, también pueden ser elegibles para estas rebajas, siempre que hayan vivido, como se mencionó, por más de cinco años en el inmueble.

En consecuencia, las personas que tienen planes de vender, al considerar la ganancia libre de impuestos en un pasivo, es posible que desistan. Por regla general, si uno tiene una ganancia considerable con su propiedad, no querrá alquilar. Hay que recordar que si se está dispuesto a regresar y vivir en la casa unos años más, se volverá a calificar para el programa de rebajas.

Si decide alquilar

Las facturas de impuesto pueden rebajarse y hasta eliminarse fácilmente gracias a las múltiples deducciones en los gastos y por depreciación:

Pagos de intereses hipotecarios, pago de impuestos a la propiedad, honorarios de la publicidad o corredor de bienes raíces, costos de la reparaciones, gastos de mantenimiento como servicios de limpieza, servicios públicos, seguros contra incendios y de responsabilidad civil, gastos de transporte ocasionados por el mantenimiento y el cobro de alquiler, y también está la deducción “fantasma” o depreciación.

Las mejoras no pueden deducirse, pero sí la depreciación de los electrodomésticos, alfombras, muebles y la tubería, en solo cinco años. En cualquier caso, calcular estas cifras es complicado, se recomienda consultar con un contador público antes de presentar la declaración.

Ventajas y desventajas de alquilar

  • Se mantiene la propiedad
  • Hay que asumir los daños posibles
  • Problemas potenciales con los inquilinos

Ventajas y desventajas de vender

  • Disminuye el patrimonio
  • Se tiene la probabilidad de conseguir un capital libre de impuestos como ganancia
  • Se cuenta con un capital si se desea invertir o adquirir otra casa
  • Hay una sola casa para mantener

Consulte a un profesional

Antes de decidirse, llame a la junta local de bienes raíces o a su agente, y pídale un avalúo de la propiedad, y con esta cifra, saque la cuenta de cuál es el mejor negocio, la venta o el alquiler. A veces el mercado favorece más a los compradores que a los vendedores.

Pregúntese si con el alquiler usted cubre sus gastos, paga la hipoteca y demás expensas.
Tengan en cuenta también, que si va a alquilar y tiene mucho apego a su propiedad, quizás lo vea como una invasión a su espacio. Es preferible en este caso, dejar el asunto en manos de profesionales. Si puede disponer para ello de un 10% mensual del monto que recibe, los especialistas también se encargaran de los cobros, reparaciones, mantenimiento, estado de la hipoteca, y en fin, todas las gestiones que se requieren para administrar un inmueble correctamente.

Agregar comentario