Egipto volvió a abrir permanentemente su paso fronterizo a Gaza este sábado, abriendo de esta forma la puerta a palestinos al mundo exterior y aumentando los temores entre israelitas de un incremento en ataques por parte de militantes.

Cientos fueron esperados el sábado para pasar a través del borde Rafah, el cual había sido bloqueado por Egipto e Israel después que el Movimiento de Resistencia Islámica Hamas tomara control de Gaza en junio de 2007. La clausura del borde fue un intento por parte de ambos países de cortar a Hamas, aunque al mismo tiempo el hecho trajo consigo dificultades económicas a Gaza al restringir el envío de mercancía dentro y fuera del país.

El gobierno de Egipto ha optado por abrir la frontera para ofrecer alivio a la población de Gaza, dijo el embajador Menha Bakhoum del Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto.

Sin embargo, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu ha criticado abiertamente la decisión, aduciendo que en informes de los medios de comunicación se dio a conocer que Hamas estuvo usando la frontera abierta para traer cohetes.

El cruce de Rafah abrió esporádicamente entre junio y enero de este año, cuando Egipto ordenó que sea abierto a personas en necesidad de atención médica. Entre las personas permitidas a cruzar estuvieron los heridos de un asalto israelí a bordo de una flotilla de barcos rumbo a Gaza.

Después que el presidente egipcio Hosni Mubarak fuera obligado a dimitir de su cargo, el gobierno interino se comprometió a reabrir la frontera.

Viajes desde Gaza hacia Israel a través de Erez Crossing son extremadamente limitados, informó la cadena de noticias CNN.

Esta decisión se da poco después que el Grupo de los Ocho emitiera una promesa de ayuda por más de $20 mil millones a Egipto y Túnez que permitirá financiar la primavera árabe y las nuevas democracias procedentes de las revueltas.

Puntaje: