Ley marcial en Filipinas
flickr.com

Sin lugar a dudas que la declaración de la ley marcial no es algo que llene de orgullo a algún presidente, pues la declaración del estado de ley marcial consiste en la autorización por parte del poder ejecutivo, o de quien corresponda según la constitución política de cada país, de aprobar la restricción momentánea de los derechos de cada individuo en pos de un bien superior -que se estima uno colectivo- por lo que se entiende autorizar a las Fuerzas Armadas a ejercer de forma especial, el ejercicio de la administración de justicia, resguardo del orden público y la aplicación de la llamada ley de guerra.

Sin lugar a dudas que la presidenta de Filipinas ha tenido que pensarlo muy bien antes de estar de acuerdo con la declaración de este Estado de excepción en su país. Algunos de los antecedentes entregados hasta ahora guardan relación con el escenario reciente que se ha vivido en la zona, donde lamentablemente ya han muerto unas 57 personas productos de grupos armados subversivos que se intentan tomar determinadas regiones a costa de la vida de los propios ciudadanos que oponen resistencia.

En Filipinas se respira un extraño aire de traición y desafío por parte de una población que pareciera está dividida por un clan que apoya a un grupo y otro que está con el actual gobierno, por ello conforme las palabras de la propia Secretaria de Justicia de Filipinas, la instauración de la ley marcial no tiene otra finalidad más que aplacar a los grupos subversivos para restablecer la paz en la zona.

Pareciera ser que tras la deposición de ciertos personeros que ostentaban cargos de magistraturas, ciertos grupos se han visto afectados en la consecución de sus intereses y han reaccionado de esta forma, lo que es inaceptable y requiere una fuerte respuesta por parte del gobierno y el sistema de defensa del país. Algunas de las conjeturas que se han sacado son por ejemplo la culpabilidad del delito de homicidio para la familia Ampatuan respecto de 57 personas que eran parte de un convoy con la intención de apoyar una candidatura que precisamente era de oposición, lo que no fue del agrado de los imputados, quienes actuaron violentamente, razón por la que el padre y el hijo (de la familia Ampatuan) se encuentran actualmente en estado de detención.

A la vez en que ha sido declarada la acusación por homicidio, se entrego de forma completamente voluntaria Andal Ampatuan, quien tiene cargos por asesinatos múltiples y cumple una detención formal actualmente. Hay que entender que la familia en cuestión tiene una cercanía bastante especial con la presidenta Gloria Macapagal Arroyo, lo que posiblemente además sea vinculado al hallazgo de una gran cantidad de armas que provenían del Ministerio de Defensa, circunstancia que podría provocar que la Ley Marcial se ampliara por 60 días más de forma extraordinaria.

Habían pasado unos 30 años desde que se instauraba por última vez la ley marcial en Filipinas, precisamente el 21 de Septiembre de 1972 por el dictador Ferdinand Marcos, quien se impuso hasta 1981.

Puntaje: