El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó hoy que “el país ya no cree en la palabra de las FARC”, luego de que ayer el jefe de esa organización guerrillera, Guillermo Sáenz, alias Alfonso Cano, dijera que es “optimista” acerca de la posibilidad de dialogar con el gobierno.

(Andina). El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó hoy que “el país ya no cree en la palabra de las FARC”, luego de que ayer el jefe de esa organización guerrillera, Guillermo Sáenz, alias Alfonso Cano, dijera que es “optimista” acerca de la posibilidad de dialogar con el gobierno.

“El país ya no cree en palabra de las FARC, muchas veces nos han engañado”, escribió Santos en su cuenta de Twitter, según reportó la agencia de noticias DPA.

Más enérgico fue el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, quien en la misma red social afirmó: “Colombia nunca dialogará con terroristas. Nunca más nos engañarán con palabritas de paz y actos de terror.”

En una entrevista publicada ayer por el diario Público, Cano se había manifestado “optimista” en relación con la posibilidad de que el gobierno y las FARC dialoguen.

“Siempre será posibla construir escenarios e iniciar conversaciones directas de horizontes ciertos, con cualquier gobierno, incluyendo al actual”, dijo Cano en esa nota.

Santos afirmó más de una vez que la puerta del diálogo con las FARC está cerrada pero que no ha arrojado la llave al mar, aunque advirtió que una negociación debe está condicionada a que el grupo deje la toma de rehenes como método de lucha, no cometa actos terroristas y corte sus nexos con el narcotráfico.

El más reciente proceso de paz se cumplió durante el gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002), pero fracasó.

Por otra parte, el Ejército colombiano aumentó a unos 33.700 dólares la recompensa que ofrece por datos que permitan rescatar a tres ciudadanos chinos y un traductor que fueron secuestrados la semana pasada, presuntamente por las FARC.

El secuestro se produjo el miércoles pasado cerca del municipio San Vicente del Caguán, en el departamento (provincia) Caquetá, en una región selvática del sur del país, donde las tres víctimas, empleadas de la empresa petroquímica china Sinochem, contratista de la petrolera británica Emerald Energy, fueron interceptados y capturados por un grupo armado.

Voceros policiales atribuyeron el secuestro a la columna Teófilo Forero de las FARC.
Los secuestrados fueron identificados como Zhau Hong, Yang Jing y Tang Guo Fu. El nombre y la nacionalidad del traductor no se conocen, aunque medios de prensa afirman que también es extranjero y probablemente chino.

Agregar comentario